La vacunación contra la pandemia que sorprendió al mundo en 2020 alienta la expectativa de un porvenir menos amenazado, pero es difícil soslayar la evidencia de que los inmunizantes no serán una panacea que libre al mundo del covid-19.

Es esta encrucijada, la Organización Mundial de la Salud (OMS) está urgida a encontrar alguna droga que sea efectiva en el tratamiento de la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus​​​.

Lo intentó en un ensayo internacional llamado Solidaridad, lanzado en marzo de 2020. Participaron 11.266 pacientes en 405 hospitales de 30 países, entre ellos Argentina. Los resultados no fueron satisfactorios.

El estudio evaluó la efectividad del remdesivir, la hidroxicloroquina, la combinación de ritonavir y lopinavir y el interferón beta. Tras seis meses de investigación, los resultados preliminares de estos cuatro tratamientos mostraron que no había un efecto beneficioso en pacientes internados con covid-19.

Las conclusiones del ensayo dejaron al trasluz una constatación frustrante, por categórica. Tras supervisar la evolución de 360 pacientes en diez hospitales públicos de Argentina, el infectólogo Gustavo Lopardo, coordinador del ensayo en el país, lo puso en las siguientes palabras durante una entrevista con Sputnik: "No hay un tratamiento de alta eficacia que disminuya mucho la mortalidad del covid-19".

AL CONTRAATAQUE

No resignada a este fiasco, la OMS lanzó este mes una segunda fase de su estudio, llamado Solidaridad Plus, con el que pretende probar tres nuevas drogas en pacientes hospitalizados con coronavirus: el artesunato, el infliximab y el imatinib. Intervienen esta vez 52 países, entre los que también está Argentina.

"El artesunato es una droga que se usa para la malaria, el infliximab se utiliza para enfermedades inmunológicas y el imatinib se usa para tratamientos oncohematológicos", contextualiza Lopardo.

A partir de septiembre comenzarán las primeras fases de este estudio, al que de nuevo concurren una decena de hospitales públicos de todo el país. "Una investigación de estas características nos permite conocer mucho más el tratamiento para covid-19", destaca el infectólogo.

¿Cuántos pacientes se sumarán al ensayo? Es difícil de calcular en una nación que presenta, desde hace once semanas consecutivas, una disminución sostenida de los pacientes hospitalizados por el covid-19.

"Hay muchos estudios clínicos que establecen de antemano el tamaño de la muestra, pero no es la característica del estudio Solidaridad", ratifica el coordinador. "Habrá tantos pacientes como se pueda, pero eso depende de cómo está la pandemia en cada país".

Lopardo pone de ejemplo el hospital municipal en el que trabaja, el centro Bernardo Houssay del municipio bonaerense de Vicente Lopez (este). "Ahora solo hay un paciente ingresado por covid-19, cuando hace tres meses había una enorme cantidad", refiere.

La OMS accederá a la información que suministren los países participantes en tiempo real, pues el proceso de recolección de datos es inmediato. Pero ni siquiera este organismo puede pronosticar cómo impactarán las distintas cepas del virus en los tratamientos que se lleven a cabo. "No podemos aventurar mucho porque las vacunas van alterando la marcha de la pandemia", admite Lopardo.

LA VERDAD CIENTÍFICA

Esta situación deja otra afirmación tajante que hasta ahora no se ha podido rebatir. "Una cosa es que las vacunas ofrezcan una respuesta muy buena, una disminución en la carga de enfermedad, pero que el SARS-CoV-2 se elimine en poco tiempo es algo muy improbable", sentencia el infectólogo.

Basta un poco de perspectiva histórica para entender la magnitud del coronavirus. La humanidad solo ha podido erradicar una sola enfermedad con vacuna en toda su historia: la viruela.

"Después de 70 años estamos cerca de erradicar una segunda enfermedad, la poliomelitis", revela el coordinador argentino.

El coronavirus no vino a ser la excepción. "Es muy improbable que este virus desaparezca", reconoce Lopardo. "Pero mientras siga habiendo contagios, o gente no vacunada, o personas que a pesar de estarlo adquieren la enfermedad, seguirá teniendo sentido buscar estrategias terapéuticas".

A la espera de un tratamiento que demuestre ser eficaz contra el covid-19, la recolección de datos clínicos es el primer paso para encontrar una táctica de combate al virus. Será en la ciencia donde se halle la respuesta, aunque todavía tarde en llegar.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19