El presidente brasileño Jair Bolsonaro pronunció la tarde de este martes un discurso en São Paulo (sureste) ante miles de seguidores donde cuestionó la legitimidad del poder judicial y aseguró que sólo Dios puede apartarlo de la presidencia.

"A los que quieren hacerme inelegible (en las elecciones de 2022) les digo: sólo Dios me saca de allí", afirmó y añadió que sólo terminará su mandato "muerto o con victoria", pero no preso: "(Quiero) decirles a los canallas: Yo nunca seré preso, mi vida pertenece a Dios, pero la victoria es de todos nosotros"​​​.

Fuente: Sputnik