El presidente brasileño Jair Bolsonaro atribuyó a un supuesto "chantaje" del poder judicial a los diputados la derrota sufrida por su proyecto para instaurar el voto impreso en la Cámara de Diputados el martes.

"Quiero agradecer a la mitad del parlamento que votó de forma favorable al voto impreso, parte de la otra mitad votó contra, que entiendo que votó chantajeada; otra parte se abstuvo, no todos, pero algunos no votaron por miedo a represalias", afirmó en una conversación con simpatizantes, según recoge el diario local UOL​​​.

El proyecto para sustituir el actual sistema de voto electrónico por el voto impreso fue derrotado por 229 votos frente a 218.

Además hubo una abstención y 64 diputados no acudieron a votar, lo que impidió que el Gobierno alcanzara la mayoría de 308 votos necesaria del total de 513 diputados.

A pesar de que sumando los votos contrarios y los diputados que no votaron hubo una amplia mayoría contra el voto impreso, Bolsonaro aseguró este miércoles que el resultado de la votación estuvo "dividido".

"Entonces es señal de que la mitad (de los diputados) no cree al cien por cien en el rigor de los trabajos del Tribunal Superior Electoral (TSE)", afirmó el presidente, insistiendo en la tesis de que las actuales urnas electrónicas no son seguras.

En la línea con sus últimos discursos, Bolsonaro volvió a citar sospechas infundadas sobre el voto electrónico y lanzó sospechas sobre las elecciones de 2022, cuando intentará revalidar su mandato otros cuatro años.

"Tenemos por delante unas elecciones que no es que estén divididas, sino que no se confiará en los resultados", avanzó.

"Ahora les preguntaría a los que están trabajando por intereses personales si quieren enfrentarse a las elecciones del año que viene con la mancha de la desconfianza", añadió.

Las urnas electrónicas son auditables y testadas con regularidad; los datos principales son inviolables y no pueden ser infectados por virus que roben informaciones, como sostiene Bolsonaro.

El TSE afirma que no hay indicios de fraude en las elecciones brasileñas desde 1996, cuando se incorporaron las urnas electrónicas, sistema con el que fueron elegido Bolsonaro, sus hijos, sus aliados y todos los parlamentarios brasileños.

Fuente: Sputnik