El grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que a principios de este año realizó un viaje a China para investigar los orígenes del coronavirus SARS-CoV-2, está alarmado por el hecho que no le queda mucho tiempo a la comunidad científica para descubrir la causa verdadera que provocó la pandemia.

"La ventana de oportunidad para realizar esta investigación crucial se está cerrando rápidamente: cualquier retraso dará como resultado la realización biológicamente imposible de algunos de los estudios", dice el comunicado​​​.

Los científicos explicaron que su labor se dividió en dos fases. La primera –cuyo objetivo era crear una base para una investigación científica más larga de varios meses o incluso años– ya está concluida, pero la segunda fase de estudio debe seguir la evidencia y remontarse aún más en el tiempo para localizar los orígenes del covid-19.

Sin embargo, para iniciar la segunda fase es necesario resolver primero varios trámites administrativos, lo que requiere bastante tiempo, según los científicos.

Mientras, los anticuerpos contra el coronavirus SARS-CoV-2 siguen en disminución con el paso del tiempo, lo que obstaculiza el rastreo de personas y animales dentro y fuera de China y, como consecuencia, la recolección de muestras y el análisis a las personas que podrían haber estado expuestas al covid-19 antes de diciembre de 2019, señala la nota.

En este contexto, los científicos recordaron las granjas de vida silvestre en China que cuentan con millones de empleados y "suministraron mamíferos vivos a ciudades de China, incluida Wuhan".

"En respuesta a la pandemia del SARS-CoV-2, muchas de estas granjas ahora están cerradas y los animales han sido sacrificados, lo que hace que cualquier evidencia de propagación temprana del coronavirus sea cada vez más difícil de detectar", señala la nota.

A final de su comunicado los autores hicieron un llamamiento e instaron a la comunidad científica y a los líderes de los países a unir "sus fuerzas para acelerar los estudios de la fase dos".

El grupo de expertos de la OMS realizó un viaje a China entre enero y febrero, donde visitó el mercado de Huanan –lugar donde supuestamente se registró el primer brote del SARS-CoV-2 en diciembre de 2019–, varios hospitales y el Instituto de Virología de Wuhan.

Al término de la misión el grupo investigador logró formular las principales hipótesis sobre el origen del virus y la versión más probable sugiere que el virus pasó de los murciélagos a un animal intermedio y de éste al humano.

Sin embargo, hasta la fecha no se ha identificado a ese animal intermedio.

En junio el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, comunicó que la organización tiene la intención de realizar una auditoría a instituciones y laboratorios ubicados en la zona de detección de los primeros casos de contagio por el coronavirus SARS-CoV-2 en China.

Pekín, por su parte, rechazó el plan de la OMS de proseguir a la siguiente etapa de la investigación sobre el origen del SARS-CoV-2.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19