Las autoridades del Muro de los Lamentos en Jerusalén anunciaron este miércoles que reintroducirán medidas destinadas a prevenir la propagación del coronavirus en el sitio sagrado antes de las fiestas más importantes del judaísmo que se inician en septiembre, en las que grandes multitudes visitan el lugar.

Se colocarán divisores para separar a los fieles, con una asistencia total limitada a 10​​​.000 personas. Las cápsulas se restringirán de acuerdo con las directrices del Ministerio de Salud, dijo la Fundación Patrimonio del Muro Occidental, que se ocupa del uso del muro, sin ofrecer detalles. Tampoco especificó cómo lidiará con el hacinamiento en las entradas o salidas de la plaza, donde se sabe que se forman puntos de estrangulamiento.

Las directrices actuales del Ministerio de Salud prohíben las reuniones al aire libre de más de 5.000 personas para eventos masivos como conciertos, con celebraciones limitadas a 500 personas cada una.

Se espera que miles de israelíes visiten el sitio en los días y semanas venideros para los servicios nocturnos que comienzan este jueves, antes del feriado de Rosh Hashaná (fin de año judío) que arranca la noche del 6 de septiembre.

De acuerdo con Sanidad más de 9.800 israelíes dieron positivo para covid-19 este lunes, cerca de un máximo histórico de nuevos casos diarios desde el inicio de la pandemia. La tasa de positividad de todos los testeados el lunes se situó en el 6,63 por cien, un máximo no visto desde febrero.

En un intento por controlar el aumento, Israel ha intensificado su campaña de vacunación, incluidas las vacunas de refuerzo.

El Ministerio de Salud anunció este 24 de agosto que los israelíes de 30 años o más ahora son candidatos para recibir la tercera dosis, ampliando el programa días después de reducir la edad mínima a 40 años.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19