El sistema sanitario de Afganistán está al borde del fracaso debido a la rápida y progresiva propagación del coronavirus entre la población, declaró este lunes el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), António Vitorino.

"El sistema sanitario de Afganistán está al borde del fracaso y la atención médica es de importancia fundamental, ya que se está detectando un aumento de contagios con el covid-19 entre la población", dijo Vitorino en una conferencia internacional sobre Afganistán que se celebra en la ciudad suiza de Ginebra​​​.

A su vez, el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, en la misma conferencia informó que en 2022 la organización necesitará unos 162 millones de dólares para continuar sus operaciones en Afganistán.

Maurer agregó que las actividades del CICR en el territorio afgano también dependen de si "siguen funcionando los sistemas y organismos dentro del país, así como del constante apoyo internacional".

Precisó que el CICR, junto con la Media Luna Roja afgana, prevé usar esos fondos para apoyar aún más los organismos sanitarios en Afganistán, proporcionar condiciones dignas para los detenidos y ayudar a reunir a las familias divididas.

Maurer subrayó que actividades humanitarias pueden ser el primer paso hacia la estabilidad, el fomento de la confianza y el cumplimiento con el marco jurídico por parte del movimiento talibán (proscrito en Rusia por terrorista).

"La acción humanitaria no debe estar sujeta a condiciones políticas, de derechos humanos u otras. Este es una vía peligrosa", recalcó el presidente del CICR.

Añadió que este camino afecta el respeto por el derecho internacional humanitario y las organizaciones humanitarias, así como "socava los principios de la acción humanitaria neutral, independiente e imparcial".

Los combatientes del movimiento talibán retomaron el poder en Afganistán tras dos décadas de intervención militar extranjera que llegó a su término a fines de agosto.

El pasado 7 de septiembre, los talibanes dieron a conocer la composición de su gabinete interino.

Presidido por Mohammad Hassan Akhund, quien se desempeñó como canciller durante el primer gobierno de los talibanes, el nuevo gabinete tiene un marcado perfil fundamentalista, contrariamente a las promesas de "gobierno inclusivo" que los talibanes hicieron al retomar el poder tras dos décadas de intervención militar extranjera.

Según algunos medios, al menos 14 de los 33 miembros del gobierno provisional figuran en la lista del Comité de Sanciones 1988 del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19