Las autoridades del Líbano tendrían difícil obligar a la población a guardar una cuarentena en caso de una nueva ola del coronavirus en el país, dijo a Sputnik este viernes el jefe de la gobernación del Monte Líbano, Muhammad Al Makawi.

La última vez que se declaró el confinamiento en el país fue en enero pasado, cuando se registraban más de 6​​​.000 casos diarios del covid-19. Gracias a la cuarentena y el comienzo de la vacunación masiva los contagios diarios disminuyeron en diez veces. Pero al detectarse la cepa delta del coronavirus en el país, los indicadores de la enfermedad volvieron a crecer y a finales de verano se situaron en unos 1.500 casos al día, siendo la población del Líbano de 4,5 millones de personas.

Varios medios libaneses informaron en más de una ocasión que las autoridades estaban estudiando la posibilidad de declarar una nueva cuarentena a nivel nacional en otoño.

"Es probable que el Estado se vea incapaz de obligar a los ciudadanos a observar el confinamiento. El número de contagiados ha vuelto a crecer y las capacidades de los hospitales se han reducido mucho, pero el nivel de la mortalidad no es alto, y pese al aumento de los pacientes tampoco es alta la demanda de la asistencia médica urgente ni de la de cuidados intensivos", señaló Al Makawi, subrayando el papel positivo que juega la vacunación.

En el Líbano continúa la vacunación masiva usando los preparados Pfizer, AstraZeneca y Sputnik V. Más de una tercera parte de la población ya se puso la vacuna.

Según Al Makawi, en medio de la crisis económica y financiera y de la tensión general en el país, a las autoridades les será difícil convencer a los ciudadanos de volver a cerrar tiendas y empresas, perdiendo ingresos.

La práctica ha mostrado que su cierre por dos o tres semanas resulta poco eficaz, se necesitan más de dos meses, lo cual inevitablemente destruiría aquello que todavía queda de la economía del país, señaló.

La crisis económica venía madurando en el Líbano desde hace muchos años, pero las autoridades no tomaron medidas preventivas para evitar la situación en que el país se ha visto hoy día, constató Al Makawi.

"El país vivía abrigando una ilusión económica", dijo al afirmar que la crisis no fue causada por la pandemia ni por las manifestaciones de octubre de 2019.

"No fueron la causa, más bien pusieron al desnudo la realidad. Llegó la hora de la verdad. Y cuando sobrevino la crisis, se produjo la trágica explosión en el puerto de Beirut, que actuó como catalizador de la situación crítica", agregó el gobernador.

La crisis económica y financiera continúa en el Líbano desde otoño de 2019 y se agrava por la crisis política, por la incapacidad de las autoridades de formar un gobierno desde hace casi un año.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19