Empleados de los centros médicos franceses rechazaron la decisión de las autoridades del país de imponerles la vacunación contra el coronavirus.

Según un enfermero del hospital privado Clairval de la ciudad de Marsella, en el sur de Francia, la decisión de las autoridades de obligarlos a vacunarse es "un golpe traicionero" asestado por el líder galo a los profesionales de la Salud​​​.

"Cuando el país estaba en una cuarentena total, trabajamos en todos los frentes sin tener ni siquiera máscaras médicas. ¿Es así como él nos agradece?", dijo el empleado sanitario a Sputnik.

El enfermero agregó que seguirá participando en las protestas que se celebran todos los sábados, oponiéndose a la "dictadura" y defendiendo "su derecho a no vacunarse".

Según el hombre, su negativa a ponerse la vacuna se debe a la falta de pruebas suficientes que esclarezcan los efectos secundarios de los fármacos.

El Ministerio de Salud francés anunció que el 88,1 por ciento de los empleados sanitarios recibieron al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus. A pesar de eso, una minoría que se opone a la vacunación se quedará sin trabajo, lo que provocará una escasez de personal médico en los hospitales franceses.

Por su parte, un médico del hospital Nord Essonne de París afirmó a Sputnik que la vacunación contra el covid-19 es "un deber moral y profesional de todos los empleados de la Salud".

"Por supuesto, no es fácil imponer una decisión por la fuerza, y eso es triste. Pero creo que a las autoridades no les quedó otra opción después de que se negara a vacunarse un gran número de trabajadores de la Salud", subrayó el entrevistado.

El galeno agregó que los médicos deben ser un ejemplo para el resto de los ciudadanos, así como que tienen que confiar en la ciencia y la medicina.

En su opinión, la vacunación debe ser universal, ya que ahora la prioridad es proteger al personal médico y a los pacientes.

La víspera los médicos, por iniciativa del sindicato francés CGT-Santé, realizaron una protesta cerca del edificio del Ministerio de Salud francés, en la que exigieron la suspensión de la vacunación obligatoria, destacando que la mayoría del personal médico ya se había vacunado contra el covid-19. Los trabajadores de la Salud también rechazaron el cierre de hospitales en Francia, la reducción de camas y la falta de fondos.

En verano el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció la vacunación obligatoria contra el coronavirus para varias categorías de trabajadores, incluido el personal médico. Más tarde, el ministro de Salud del país, Olivier Veran, señaló que a partir del 15 de septiembre los empleados de centros médicos que no se vacunaron ya no podrán trabajar ni recibirán salarios.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19