La gran mayoría de los gobernadores de los estados de Brasil se reunieron este lunes en Brasilia y acordaron solicitar formalmente un canal de diálogo con el presidente Jair Bolsonaro, al tiempo que reforzaron la necesidad de defender las instituciones democráticas de los ataques del líder ultraderechista.

En un mensaje divulgado en sus redes sociales al finalizar la reunión, el gobernador de Piauí, Wellington Dias, y representante del grupo, explicó que hubo "unanimidad" en buscar diálogo para crear un ambiente de "serenidad, confianza y previsibilidad" por lo que aprobaron solicitar "una agenda con el presidente de la República"​​​.

También se busca dialogar con los presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado, con el Tribunal Supremo Federal y con líderes empresariales y representantes de trabajadores y movimientos sociales.

En la reunión estuvieron presentes 25 de los 27 gobernadores brasileños; 22 de forma remota por videoconferencia y tres de forma presencial en Brasilia (además de Dias, el gobernador del Distrito Federal, Ibaneis Rocha, y el de Rondônia, Marcos Rocha).

El encuentro se produce después de que en los últimos días el presidente Bolsonaro elevara el tono de los ataques contra las instituciones democráticas, llegando incluso a pedir el "impeachment" de jueces del Supremo.

Durante la reunión, el gobernador del estado de Rio Grande do Sul (sur), el conservador Eduardo Leite, aseguró que Brasil vive un "momento grave" y que las diferencias políticas deben defenderse con argumentos, no con ataques personales y a las instituciones.

"Tenemos que defender la democracia ante las amenazas que estamos sufriendo constantemente", dijo el gobernador de São Paulo (sureste), João Doria, el principal rival político de Bolsonaro en el campo de la derecha.

Dado que en el grupo de gobernadores hay diversidad de partidos e ideologías y que algunos siguen apoyando al presidente, finalmente se optó por no divulgar una carta conjunta con críticas a Bolsonaro, según la prensa local.

Los gobernadores acordaron seguir trabajando de forma conjunta e intentar abrir vías de diálogo con Bolsonaro, pero también avanzaron en algunos aspectos más concretos.

Entre ellos está la creación del "Consorcio Brasil Verde" para trabajar temas relacionados con cuestiones ambientales y contrarrestar la imagen negativa que el país tiene en el extranjero.

También trataron el tema de los cuerpos policiales, especialmente la Policía Militar, que está bajo mando de los gobiernos de los estados.

En la corporación predominan los agentes bolsonaristas y según muchos analistas podrían dar problemas en caso de que Bolsonaro les incite a movilizarse contra los gobernadores o no reconozca el resultado de las elecciones del año que viene.

Los gobernadores se comprometieron a trabajar para mantener a los policías dentro de la legalidad.

En este sentido, apoyaron la decisión del gobernador de São Paulo, que este lunes anunció la destitución "por indisciplina" del jefe de comando de patrulla del interior del estado, el coronel Aleksander Lacerda.

El coronel había convocado a sus colegas a través de las redes sociales a participar en las manifestaciones de apoyo a Bolsonaro previstas para el 7 de septiembre.

Fuente: Sputnik