Las autoridades griegas están investigando unos datos sobre la emisión de miles de certificados de vacunación contra el coronavirus falsos, dijo el portavoz del Gobierno, Yiannis Oikonomou.

El canal de televisión Skai informó que en la clínica del pueblo de Palama en Karditsa ( Grecia central), donde viven unos 6​​​.000 habitantes, se pusieron 40.000 vacunas. El canal sugirió que la clínica emitió certificados de vacunación falsos a los residentes del norte de Grecia, región de donde proviene uno de sus empleados.

"Todas las quejas se están investigando. En el caso de Palama, se lleva a cabo una inspección administrativa. Donde hay quejas o aparecen datos tan interesantes, se hace un chequeo", dijo Oikonomou.

Según el portavoz, el Gobierno tiene la intención de reforzar la responsabilidad de los médicos y profesionales de la salud por la entrega de certificados de vacunación contra el coronavirus falsos.

El nuevo ministro de Salud griego, Thanos Plevris, declaró al medio que en la clínica de Palama se administraron 31.000 vacunas, es decir, unas 16.000 personas recibieron las dos dosis. Según el titular, el centro médico también atendió a los habitantes de otras áreas. Se consideran sospechosos al menos 44 casos.

En Grecia, con una población de alrededor de 11 millones de habitantes, hasta el 5 de septiembre se hicieron 11,522 millones de vacunas. Unos 6,141 millones de personas, es decir, el 58,5 por ciento de la población, recibieron al menos una dosis, 5,766 millones están completamente vacunados.

En junio en el país se administraron más de 100.000 vacunas diarias, y en las últimas semanas se pusieron aproximadamente 30.000 vacunas diarias.

Todo el personal de los hogares de ancianos y de las instituciones para discapacitados, así como los médicos, los profesionales de la salud y los empleados de los centros sanitarios están obligados a ponerse la vacuna.

Los trabajadores que no se vacunen a partir del 1 de septiembre corren el peligro de perder su puesto laboral. Más de 6.000 empleados ya fueron expulsados por esa causa, y en total pueden quedarse sin trabajo unas 10.000 personas.

En Grecia constantemente se celebran manifestaciones contra la vacunación obligatoria. La gente dice que tiene miedo de los efectos secundarios de las vacunas y de que nadie sea responsable en caso de que los mismos aparezcan.

La gente denuncia que las compañías farmacéuticas de vacunas no tienen ninguna responsabilidad y que los médicos ni siquiera rellenan las llamadas "tarjetas amarillas" , donde se recoge la información sobre los posibles efectos secundarios.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19