Varios partidos brasileños expresaron el lunes su rechazo al desfile militar que las Fuerzas Armadas organizarán este martes en Brasilia y que contará con la participación del presidente Jair Bolsonaro, algo que interpretaron como un intento de intimidación.

Uno de los principales partidos de la oposición, el Partido Socialismo y Libertad (PSOL), informó en Twitter que presentará un recurso para impedir el desfile, y añadió que el caso es "grave" y que Brasil "no va a aceptar intimidaciones golpistas"​​​.

La formación recordó el hecho de que el desfile vaya a producirse al mismo tiempo que la Cámara de Diputados votará la propuesta del Gobierno para cambiar el actual sistema de voto electrónico por el voto impreso.

La propuesta, defendida por Bolsonaro, de momento no cuenta con suficiente apoyo por parte de los diputados para que salga adelante, por lo que muchos interpretaron la coincidencia con el desfile de blindados y tanques de guerra por Brasilia como una forma de intimidación.

Otro líder destacado de la oposición, el senador Randolfe Rodrigues, alertó de que colocar tanques en las calles no es una demostración de fuerza sino de "cobardía" y avisó que Bolsonaro podría estar a punto de cometer otro crimen.

"¿Quiere intentar un golpe, señor Bolsonaro? Es el crimen que falta para que le coloquemos en la cárcel", desafío en Twitter.

El diputado Rogério Correia, del Partido de los Trabajadores (PT), afirmó en sus redes sociales: "Una más del prototipo de dictador. Mandó al Ejército desfilar con tanques en Brasilia mañana, día de votación del voto impreso. Quiere intimidar, pero para eso necesita al "intimidado". Es hora de que les mostremos que el poder emana del pueblo, no de las armas".

El vicepresidente de la Cámara de Diputados, Marcelo Ramos, del Partido Liberal (PL) dijo que si es el desfile es un intento de intimidación "tendrán que aprender que un Parlamento independiente y consciente de sus responsabilidades constitucionales es más fuerte que tanques en las calles".

El desfile militar será la antesala de la "Operación Formosa", unas maniobras militares que se celebrarán el 16 de agosto y en las que participarán más de 2.500 militares.

En el acto previsto para mañana martes se entregarán las invitaciones oficiales al presidente Bolsonaro y al ministro de Defensa, Walter Braga Netto.

Fuente: Sputnik