La provincia de San Juan cuenta con 90 nuevos técnicos especializados en Industria de Procesos y en Producción Agropecuaria, egresados de la Escuela de Fruticultura y Enología, un centro educativo del sector Público estatal de ámbito urbano.

Días pasados se realizó el acto de colación de grado de la promoción 2016 de la Institución. Los alumnos que recibieron los diplomas son la octava promoción de egresados de educación secundaria articulado con las tecnicaturas, donde el horizonte laboral luce prometedor para éstos jóvenes.

Sus orígenes se remontan a la Quinta Normal, creada por el gobernador Domingo Faustino Sarmiento en 1862, en un predio de tres manzanas que fueron propiedad de los Ortega, ubicado donde hoy está la Plaza Laprida y su zona aledaña.

La misión de la institución es formar profesionales para que desempeñen tareas en el agro y la industria, especialmente, la vitivinícola. Los alumnos toman clases teóricas por la mañana, y por la tarde, las prácticas. La escuela cuenta con una fábrica de dulce de leche, aceite y una bodega de elaboración propia.

Allá por el año 1975, este centro educativo era una de las grandes fabricantes de dulce de leche en el país.  Además, llegaron a producir hasta 67 mil litros de vino por temporada. En tanto, la fábrica de aceite fue fundamental para el desarrollo de la enseñanza y la economía del establecimiento.

Remitámonos a la historia

Sarmiento fue el creador de este método de enseñanza. En aquel momento se llamaba la Quinta Normal. Con ella, se propuso impartir conocimientos agrícolas como herramienta para la economía local. La primera clase contó con 40 alumnos.

En el año 1885, la Quinta Normal comenzó a llamarse Quinta Agronómica Modelo y en 1908 se transformó en la Escuela Práctica Regional de Fruticultura y Aprovechamiento. Fue incorporando maquinarias importadas de Alemania, permitiendo la ampliación de la fábrica de dulces.

Con el paso del tiempo, en 1939, la institución se transformó en la Escuela de Fruticultura y Enología.  De este modo, escalando a la nueva categoría de escuela especial, otorgando a sus alumnos, títulos técnicos en profesionales en enología.

El sitio educativo fue declarado Patrimonio Cultural y Natural, por la Cámara de Diputados, en 2002. Hoy, los alumnos elaboran distintos productos que reúnen todas las normas de calidad exigidas y los venden al público.

Al inaugurarla, el entonces gobernador sanjuanino expresó: “He tenido el honor de invitaros a sancionar con vuestra presencia la apertura del primer surco, que de estas pampas estériles hará el primer plantel teórico práctico de las ciencias que hoy honran todos los pueblos civilizados, la agricultura, la cultura de la tierra, que es, sin embargo, la fuente hasta hoy única de riqueza en San Juan”

Más notas de

ElAgrario.com  

Inspeccionan la finca en la que su propietario atropelló con un tractor a un trabajador rural

Censo Nacional Agropecuario 2018: el Indec dio a conocer los datos definitivos

Duro reclamo al Gobierno de productores lácteos de Córdoba y Santa Fe

El Gobierno postergó la actualización del impuesto sobre los combustibles

El RENATRE presente en encuentro internacional sobre erradicación del trabajo infantil

Interés y cautela por la expansión del cultivo de maní

Policía Federal levantó el bloqueo portuario

Más compañías implicadas en el robo de ganado del siglo

Carinata, bien desde el principio

Cucamelón: Poderoso el chiquitín