A días de las elecciones en la Sociedad Rural Argentina (SRA), las internas que atraviesa esta entidad se reflejan en la escena política nacional. Mientras el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) ultima detalles de su plan conjunto con el Gobierno nacional para impulsar las exportaciones, el presidente de la SRA, Daniel Pelegrina, señaló en declaraciones radiales que "esta iniciativa viene con algunos sesgos que no queremos, como las retenciones".

Más allá de esta línea discursiva, Pelegrina vive en estos días fuertes turbulencias, desde aquella foto con el presidente Alberto Fernández durante la celebración del 9 de Julio y el pedido de ayuda al Estado para el pago de sueldos, que generó un airado reclamo en el seno de la entidad. En pocos días, deberá revalidar su mandato en elecciones, frente a Nicolás Pino, el candidato impulsado por el ex ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere.

Mientras el CAA avanza en la búsqueda de consensos, en base a un plan elaborado por 53 entidades de la cadena agroindustrial, Pelegrina sostuvo que "es un proyecto que no conocemos" y si bien admitió que apunta a incrementar exportaciones y puestos de trabajo, "eso lo tenemos escrito con la Mesa de Enlace en las propuestas del campo".

El directivo se refirió a la propuesta de 14 puntos que los ruralistas presentaron a Alberto Fernández tras el triunfo en los comicios de octubre del año pasado. Por su parte, el Consejo fue claro con respecto a su postura frente a los derechos de exportación y argumentó que "no es momento para retenciones cero", aunque si se debe analizar una rebaja gradual.

La posición de la Mesa de Enlace quedó debilitada tras la discusión por los derechos de exportación, durante el pasado mes de marzo. En esa ocasión, quedaron en evidencia las diferencias internas, con Federación Agraria Argentina (FAA) solicitando la segmentación y muchas dudas de las cuatro entidades para unificar su mensaje.

En esta ocasión, y más allá de la postura de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), con duras críticas al Gobierno, vuelve a quedar en evidencia la falta de criterios unificados entre los referentes ruralistas y la Sociedad Rural dio la espalda a un plan que cuenta con el aval de la cadena agroindustrial argentina