Desde este martes a las 14, la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (Ftciod - ARA) llama a la huelga nacional en reclamo por la negativa de revisión de la escala salarial prevista para agosto por CIARA, CIAVEC y CARBIO. 

"Transcurrieron más de dos meses desde el momento en que se debía comenzar a revisar la escala salarial correspondiente al Convenio Colectivo de Trabajo 420/05, tal cual fue firmado por estas mismas cámaras patronales en el acuerdo del pasado 30 de abril de 2020, y sin embargo, su respuesta fue la dilación primero, y la negativa expresa a proceder a la revisión después", repasa el documento en donde expresan el cese de actividades en todo el país. 

La entidad gremial hace hincapié en una actualización "que se corresponda con los últimos resultados de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH)" elaborada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) para así "garantizar el derecho constitucional y legal a un Salario Mínimo Vital y Móvil".

"Según estudios basados en la última Encuesta Permanente de Hogares (EPH) por el INDEC, la suma necesaria para asegurar el acceso a esos derechos esenciales es, al 31 de agosto de 2020, de $81.670, piso que debería percibir cada trabajador y trabajadora en todo el territorio nacional. Hoy el salario inicial del CCT 420/05 es de $68.678, es decir, inferior al necesario para asegurar una vida digna a los aceiteros y aceiteras", señalan desde Ftciod - ARA.

Además, enfatizan en que tras haber sido considerados una "actividad esencial, no dejaron de producir durante la pandemia, lo que generó una "rentabilidad superior a la de años anteriores", por lo que condenan que la postura de las cámaras "sea la negativa a negociar".

"Este accionar se complementa con la ofensiva patronal que algunas empresas desarrollan contra el CCT 420/05, como es el caso del Grupo Beltrán en la empresa Dánica, que comenzó en su planta de Llavallol el segundo lock out en seis meses, para extorsionar a los trabajadores a que “acepten” un cambio de convenio – salir del CCT aceitero aplicable a dicho establecimiento desde hace 75 años y pasar a alimentación – lo cual es absolutamente ilegal", advierte la entidad gremial.

Por su parte, el presidente de CIARA-CEC, Gustavo Idígoras, rechazó la huelga: "Para defender y mantener el empleo debemos trabajar juntos, industria y sindicato, para hacer crecer la producción e industrialización en el país. Si los sindicatos tienen pretensiones ajenas a la realidad argentina solo perjudicarán a toda la industria”, sentenció. 

De acuerdo a las últimas actualizaciones, el sector capitaliza dos años de márgenes negativos y mantiene con una capacidad ociosa de más del 50%. En tanto, si bien se encuentran alcanzados por las bajas de las retenciones de la soja y derivados, advierten que "el regreso del escalonamiento arancelario ha servido para mejorar el precio al productor para asegurarse la originación y no para incrementar las ganancias de las empresas del sector".

Además, las cámaras empresariales indicaron que "la Federación y SOEA se había comprometido a respetar el acuerdo de que si para octubre la inflación no alcazaba el aumento del 25% otorgado este año, en diciembre se revisaría. Acuerdo que están incumpliendo".

"El salario promedio de aceiteros está por encima de los 100 mil pesos. La escala que comprende salario básico (arranca en $ 68.000), compensación por turnos rotativos, presentismo y antigüedad para las cuatro escalas salariales, que parten de $ 104.017 y llegan a $ 134.709", detallaron desde CIARA-CEC.