Un sector de la industria frigorífica puso paños fríos a la reciente euforia por el aumento de la faena bovina en abril, al entender que en realidad hubo una caída en el trabajo diario de las plantas como así también una menor participación de los exportadores en el negocio.

Como se recordará, de acuerdo a estadísticas oficiales, la industria procesó en abril 1,20 millones de cabezas y el número generó cierto optimismo en esta cadena de valor, que destacó que además de constituir una cifra récord, demostró que la pandemia del coronavirus no alteró de manera significativa el ritmo de trabajo.

Desde la de Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra) explicaron que el incremento de abril fue porque hubo más días hábiles, pero con una faena diaria que resultó menor. Daniel Urcía, presidente de la entidad, señaló que mientras en abril hubo 21 días hábiles, en marzo se trabajaron 19 días y en febrero 18.

En la industria frigorífica, cada día cuenta: en abril por día se procesaron 56.280 bovinos, mientras que en marzo esta cifra fue de 57.559 cabezas por día, que representa una caída del 2% en la cantidad de faenas diarias. "En realidad hubo una reducción del trabajo diario en los frigoríficos así como menos participación de la exportación en el negocio", calculó el directivo.

En diálogo con BAE Negocios, Urcía advirtió que más allá de estos números, el panorama para la actividad es incierto. Uno de los problemas que enfrenta este negocio es la pérdida de valor del cuero, que se reflejan en matarifes que deben pagar entre $6 a $10 por el servicio de faena, costo que termina impactando en los mostradores. 

El otro dato que preocupa a esta industria es el nivel de participación del total faenado en la exportación, que en 2019 cerró -de acuerdo a estimaciones privadas- sobre el 32%. En abril, este porcentaje fue del 22,3% 22,3%, cifra que se ubicó por debajo de marzo (24,3%) e incluso inferior a abril del año pasado, cuando las ventas externas representaron el 23,6%. Además de esta situación, desde Fifra remarcaron el problema logístico por falta de contenedores y capacidad en buques.