El presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria ( Senasa), Carlos Paz, advirtió que al momento de asumir en diciembre del año pasado, recibió un organismo afectado por el recorte presupuestario de la gestión anterior y con una fuerte cantidad de personal despedido entre los años 2015 y 2019.

En el marco de una presentación ante la Comisión de Agricultura de la Cámara Baja nacional, el directivo explicó que la nueva gestión comenzó a retomar programas nacionales que registraron “un severo desfinanciamiento” durante la gestión macrista.

Con la llegada al poder de Cambiemos en diciembre de 2015, el ex presidente Mauricio Macri impulsó un plan de reestructuración del Estado, en donde los organismos encargados de diseñar y ejecutar políticas agropecuarias sufrieron recortes presupuestarios y despidos de personal en todo el país.

Como se recordará, el Ministerio de Agroindustria fue degradado al rango de Secretaría y cesaron a cerca de 1.000 empleados, mientras que en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) no se registraron despidos masivos pero no se renovaron una gran cantidad de vacantes generadas tras renuncias, jubilaciones y retiros voluntarios.

Paz detalló que encontró una dependencia “que no podía escapar a la situación del resto de los organismo del Estado” y en este sentido describió un escenario de “bajo presupuesto, con una cantidad de personal despedido alrededor de las 400 personas”.

El titular del organismo sanitario también  subrayó que durante el macrismo se vio afectada la estructura nacional del Senasa y en ese sentido remarcó que de las 14 regiones que funcionaron entre 2007 y 2015, el macrismo las redujo a siete. El funcionario también expresó que apuntan a “retomar los programas nacionales, que se ejecutan en los territorios y que sufrieron un desfinanciamiento severo”.