A través de la resolución 152/2021 del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación (MAGyP), publicada en el Boletín Oficial con fecha del 5 de agosto, se ratificó la resolución 170/2021 del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) que por el mes de junio recibió el apoyo de los pequeños y medianos productores que viven de la chacra.

La medida impulsada hace 2 meses por el directorio del INYM puso en marcha un mecanismo que garantiza la distribución y el equilibrio en las futuras plantaciones de yerba mate, aumentando “de manera equitativa” la superficie cultivada a partir del próximo año. De esta manera se protege a tareferos y cosecheros frente al avance de grandes grupos económicos, evitando que los desplacen de la actividad, a la vez que se garantiza el stock del mercado interno tanto como el correspondiente para aumentar y ganar más mercados internacionales.

Con esta nueva norma, a partir de enero de 2022, cada productor inscripto en el Registro de Operadores podrá incorporar un máximo cinco hectáreas de nuevas plantaciones por año y podrá reemplazar las plantas secas o muertas dentro de los lotes “sin alterar la densidad original de la plantación”. Además, tendrán permitido “implantar anualmente hasta el 2% de las superficies de yerbales ya existentes”, señalaron desde el organismo.

En la resolución de la cartera agropecuaria nacional se destaca el fomento al arraigo “a partir de ordenar y ampliar la expansión productiva, conservando un adecuado equilibrio entre productores capitalizados, medianos y pequeños productores, y entre ellos y el ambiente en el cual se desarrollan los yerbatales”. El texto de la ratificación también expone que la normativa importa “la posibilidad de aumentar la superficie cultivada en 49.415 hectáreas lo que posibilita un incremento en el primer año de más de un 28,26% de la superficie destinada a la producción".

Para José Szychowski, presidente del INYM, el fin “altamente social” de la medida pretende “que nadie quede afuera y que el incremento en el potencial productivo se distribuya entre todos los productores”. En tanto que remarcó que el incremento anual de las nuevas plantaciones “será más que suficiente para abastecer de yerba mate elaborada al mercado local y las exportaciones”.

Con la firma del ministro Luis Basterra, la publicación del Boletín Oficial determina la creación de una "Comisión de Seguimiento de la Resolución N° 170/21", que revisará de forma periódica la evolución de los indicadores del sector. La misma estará integrada por 8 representantes del sector: 5 representantes del sector privado yerbatero (uno en representación de los trabajadores rurales del sector, uno por los productores, uno en representación de los secaderos, uno por las cooperativas y uno por el sector industrial); y 3 representantes del sector público en el INYM (uno por cada provincia productora y uno en representación del Ejecutivo nacional).

Seguí leyendo: Mate Go, la nueva aplicación del mate argentino

Más notas de

ElAgrario.com  

Voytenco aseguró que transformará la realidad del peón rural federal e inclusivamente

Voytenco aseguró que transformará la realidad del peón rural federal e 
inclusivamente

¡Feliz Día del Periodista Agropecuario!

¡Feliz Día del Periodista Agropecuario!

Capacitación en poda y riego a trabajadores y empleadores rurales

Operativo Móvil de Registración para trabajadores rurales en Corrientes

El RENATRE aumentó más de un 80% la Prestación por Desempleo para trabajadores rurales

Paro nacional de transporte de granos

Paro nacional de transporte de granos

Ley de Humedales: cuando el medio ambiente no es una prioridad

Ley de Humedales: cuando el medio ambiente no es una prioridad

Santa Fe tiene potencial para liderar la producción frutihortícola argentina

Santa Fe tiene potencial para liderar la producción frutihortícola argentina

Se nombraron las nuevas autoridades del RENATRE para el año 2022

Se nombraron las nuevas autoridades del RENATRE para el año 2022

Brasil registra el consumo de carne bovina más bajo en 25 años

Brasil registra el consumo de carne bovina más bajo en 25 años