Los agroempresarios de Bolivia lograron del gobierno de facto de Jeanine Áñez una "liberación total" de exportaciones, luego de más de una década de restricciones impuestas por la administración de Evo Morales (2006-2019), que privilegiaba al mercado interno, informaron medios locales.

El acuerdo para liberar las exportaciones agrícolas "es un paso importantísimo que marca un antes y un después en el desarrollo agroindustrial de todo el país", dijo Osvaldo Barriga, presidente de la Cámara de Exportadores, Logística y Promoción de Inversiones de Santa Cruz, citado por varios diarios.

El acuerdo fue anunciado en aquella ciudad, capital del departamento homónimo, que es el principal generador de exportaciones agrícolas y agroindustriales y proveedor de hasta dos tercios de los alimentos para el mercado interno boliviano.

El ministro de Desarrollo Productivo, Wilfredo Rojo, destacó que la medida favorecerá a corto plazo a la producción de granos como soja, sorgo, maíz y otros.

La exportación de esos productos estaba restringida por el control del mercado impuesto por el pasado Gobierno como parte de una política de garantía de abastecimientos y control de precios.

Los poderosos agroempresarios de Santa Cruz, un sector tradicionalmente aliado de gobiernos de derecha, habían logrado varios acuerdos con el socialista Morales, que hizo gestiones para abrir mercados para la carne vacuna, la soja y otros productos en China y Rusia.

Morales, derrocado en noviembre pasado antes de completar su tercer mandato, autorizó también la introducción de semillas de soja genéticamente mejoradas y la ampliación de la frontera agrícola en bosques tropicales.