La granada es una fruta difícil de encontrar. Hace ya unas cuantas décadas atrás, alguna abuela podía tenerla en el patio de su casa, pero con los años se fue perdiendo de vista, no solo en los patios sino también en las verdulerías.

La historia cuenta que la llegada de este cultivo al país se remonta a la época en la que los inmigrantes españoles llegaban a estas tierras con la ilusión de "hacer la América". Así la variedad Mollar de la península Ibérica desembarcaba en Argentina. Cientos de años más tarde, en 2007, de la mano de la inversión realizada por Tika Group, llegaron 18.000 esquejes de granados la variedad Wonderfull, de origen californiano, y Acco de procedencia israelí, dándole a los productores locales la posibilidad de posicionarse como uno de los principales exportadores de granadas del hemisferio sur.

Con necesidad de clima seco y suelos francoarenosos con abundante agua de riego, las provincias que concentran la producción nacional del granado son Salta, San Juan y Córdoba. Entre los meses de septiembre y octubre da su flor y la cosecha se realiza entre febrero y marzo.

En el continente, Perú encabeza el ránking de producción superando las 35.000 toneladas por año, seguido por Argentina, con 4.000 a 5.000 toneladas; dejando a Chile en el tercer lugar, con 3.500 a 4.000 toneladas anuales.

La granada es consumida de muchas maneras distintas en todo el mundo, y lo que la vuelve atractiva para los productores son sus ventajas competitivas, entre las que se destacan la alta cotización en los mercados frutícolas internacionales y la poca cantidad de países que la producen, ya que solo España, Brasil, Irán, Estados Unidos, son los que concentran su producción.

Igual que en el caso de otras producciones, los empresarios que se dedican a este cultivo encuentran su principal dificultad con los costos e insumos dolarizados que complican la rentabilidad de la actividad. Actualmente los principales mercados de la fruta de producción nacional son: Estados Unidos, Europa Continental, Reino Unido, Egipto, Serbia, Indonesia y Malasia. 

Si bien el mercado interno de esta fruta no es tan fuerte y carece de inversión en acciones de marketing que la posicionen en la categoría de "superalimento", con sus múltiples propiedades entre las que se destacan la gran concentración de antioxidantes que alargan la vida de los tejidos; el asesoramiento del Senasa y de las agencias gubernamentales para exportaciones abren nuevas oportunidades a mercados internacionales.

Seguí leyendo: La pasión del mate nunca deja de crecer

Más notas de

ElAgrario.com  

Cucamelón: Poderoso el chiquitín

Resoluciones CNTA 61 a 84 del 2021

Indicios de explotación laboral en un establecimiento agrícola de Santa Fe

El RENATRE detectó varios casos de presunta explotación laboral

La UATRE nuevamente de luto

El RENATRE ofreció su estructura para vacunar de forma prioritaria a trabajadores rurales mayores de 60 años

Se inauguró una sala láctea en una escuela agraria en Mar Chiquita

En 2020 se certificaron 132 mil toneladas de productos orgánicos

CASFEG y APAMA unidas para desarrollar nuevas variedades de arándanos entrerrianos

Marcos Williams “Proponemos una Ley Ovina más ágil, más moderna y con fondos actualizados”