Las últimas subas en el precio de las categorías de consumo impactarán en las carnicerías, que según adelantaron a BAE Negocios fuentes del negocio, comenzaron a trasladar estos incrementos al mostrador. En la semana, el Mercado de Liniers registró cotizaciones récord, con promedios de 185 pesos para novillitos y vaquillonas y máximos de 195,5 pesos.

Esta escalada en los valores de los bovinos se produce mientras el Gobierno nacional busca controlar el aumento en el precio de los alimentos. En el caso de cortes vacunos, la Casa Rosada acordó un plan de precios populares para un listado de diez cortes, a razón de 6.000 toneladas mensuales.

Sube el precio en la carnicería

Leonardo Rafael, presidente de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (Camya) puso esta situación en números. “Hubo una suba casi de 25 pesos de la hacienda, que impactará la 40 pesos la media res y 80 pesos al mostrador”, estimó el directivo. En este punto, advirtió que este aumento ya empezó a trasladarse a los mostradores, con remarcaciones que oscilan entre los 700 y 100 pesos.

El juego entre oferta y demanda se siente con fuerza al momento de comprar hacienda para consumo. “Estamos en un momento con poca oferta de animales y cuesta conseguir animales,  cuando hay un lote de buena calidad se paga un valor diferenciado”, detalló Rafael. En el último informe elaborado por la entidad, consignaron que con un valor promedio de 165 pesos para un novillito de 360 kilos, la media res bajó en las carnicerías a 345 pesos por kilo.

Con estas subas de la hacienda en pie, desde el sector esperan que la media res se comercialice en un piso de 360 pesos, situación que de manera indefectible se trasladará al bolsillo del consumidor. La duda radica en cuanto de esta suba que llega a las carnicerías se podrán trasladar al precio de venta.

La mirada de la industria

Javier Peralta, directivo de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra) explicó que la intención de la industria será trasladar el menor porcentaje posible, en el contexto de una suba sostenida en los costos de producción, caída de faena y una mayor capacidad ociosa de estas plantas, en relación al año pasado. “Estamos haciendo lo posible para no aumentar el precio del servicio de faena”, reconoció. Este concepto empezó a cobrarse en los frigoríficos a partir de conflicto con las curtiembres, que dejaron de retirar los cueros.

Más notas de

Andres Lobato

Carne: los Precios Populares siguen hasta fin de abril

En estos días se definirán listado de cortes y precios de venta

Aceite: la industria volcó al consumo 1 millón de litros por día a precios subsidiados

El fideicomiso desacopló el precio de venta de las cotizaciones internacionales

El sector de maquinaria agrícola pide sostener el financiamiento

Las sembradoras lideraron las ventas en 2020

Trigo: el sector de insumos anticipa una buena campaña 2021/22

Los vendedores de insumos anticiparon una buena campaña triguera

Carne: mayor ingreso en feedlots quita presión a los valores de la hacienda

Los corrales, con mayor actividad en marzo

Carne: tensión entre Gobierno y frigoríficos por Precios Populares

Carne: tensión entre Gobierno y frigoríficos por Precios Populares

Carne de cerdo: crece la exportación, con China como principal destino

Para 2021, anticipan exportaciones por 50.000 toneladas

Bioetanol: advierten por cierre de fábricas si no se prorroga la ley

En Argentina existen once plantas que elaboran bioetanol en base a maíz

Trigo: anticipan ingreso de divisas récord para la campaña 2021/22

Se espera que el trigo supere las 20 millones de toneladas

Leche: crece la producción, pero los tamberos siguen con números en rojo

En enero y febrero, la producción subió un 5%