La venta de bioetanol creció 24,3% en el primer cuatrimestre, mientras que los despachos de biodiésel se desplomaron un 43% en el primer trimestre del año, de acuerdo a estadísticas oficiales. El dato se conoce luego de la prórroga que el Gobierno nacional dictaminó para la actividad, que se extenderá hasta fines de agosto, mientras se espera la sanción en el Congreso nacional de un nuevo marco regulatorio.

En el caso de bioetanol, elaborado en base a maíz y utilizado para el corte al 12% de naftas, si bien las ventas mostraron subas, se mantienen en volumen por debajo de las cantidades comercializadas en los mismos meses de 2017, 2018 y 2019. El informe fue elaborado por el Observatorio de la Energía (Oetec), a partir de datos de la Secretaría de Energía.

En la serie de acumulados a abril 2010-2021, el máximo crecimiento porcentual de las ventas de bioetanol data de 2013, con un aumento interanual del 90,6%, de acuerdo al trabajo de del Oetec. En Argentina, este biocombustible se destina en su totalidad para el mercado interno, a partir de once plantas, que procesan 1,5 millones de toneladas anuales de maíz y generan cerca de 4.000 puestos de trabajo directos.

En biodiésel, el panorama es más complejo, con una fuerte caída en las operaciones comerciales. Este biocombustible, elaborado en base a aceite de soja, se emplea para el corte obligatorio de 10% en gasoil. De acuerdo a la información oficial, su producción se desplomó en el primer trimestre del año un 43% en las ventas totales, mientras que en el mismo período de 2020 cayó un 56%.

La vigencia de la actual legislación para la actividad, que se encuentra incluida en el marco de la Ley 26.093, se extendió hasta el 27 de agosto o hasta que entre en vigencia un nuevo marco regulatorio, según el decreto 456/2021 publicado en el Boletín Oficial. A precios de mayo 2021, la tonelada de biodiesel se paga $92.558, mientras que el litro de bioetanol –tanto de maíz como caña de azúcar- se vende en $51,13.