El Departamento de Comercio de Estados Unidos ratificó las sanciones contra el biodiesel argentino, que datan de finales de 2017. De esta manera, seguirá el arancel del 74% para este producto, impuesto por la gestión del presidente Donald Trump. Como dato a tener en cuenta, este negocio generaba un ingreso de divisas de USD1.200 millones anuales y representa un problema para los exportadores argentinos, que por el momento solo pueden comercializar su producción a Europa.

Fuentes de Cancillería consultas por BAE Negocios anticiparon que ante esta situación, se encuentran trabajando en conjunto con os exportadores, para coordinar una respuesta y planificar acciones. “Hay instancias de apelación aún”, reconocieron.

Por su parte, desde la cadena de valor de la soja reconocieron su preocupación ante este escenario. “Vemos con preocupación que se cierren mercado”, advirtió Luis Zubizarreta, presidente de ACsoja. El directivo destacó que más allá de este escenario complejo, se trabaja en forma conjunta con el Gobierno nacional para hallar una salida.

En este momento y con Estados Unidos cerrado desde 2018, las exportaciones de este biocombustible tienen como destino principal el mercado europeo, que registró ventas durante el primer trimestre de 2020 y en la actualidad se encuentra paralizado, de acuerdo a estos exportadores.