Cerca de 260 bodegas de diferentes provincias productoras enviaron una carta abierta al ministro de Agricultura Luis Basterra, en la que le manifestaron su desacuerdo "con el reciente aumento y el pago de la contribución obligatoria a la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR)".

La carta advirtió que "el reciente aumento del 30,1% de la contribución, se produjo durante el transcurso de la pandemia que todavía hoy nos aflige, ignorando la crítica situación que atraviesa la industria en estos momentos: caída abrupta de ventas en el mercado interno y externo por retracción del consumo, agravado por el cierre de restaurantes, bares, hoteles y vinotecas".