El ministro de Agricultura, Luis Basterra, cuestionó el paro que realizan hasta el miércoles a medianoche tres de las entidades que nuclean a sectores del agro y señaló que se va a trabajar en medidas para que el aumento de los commodities en el mercado internacional no impacte en los precios internos.

Basterra se refirió al lockout agropecuario motorizado por la mayor parte de la Mesa de Enlace, ya que Coninagro no participó, y dijo que "en ningún momento estuvo proclive al diálogo y ni siquiera tuvo consenso interno".

"Bienvenido el aumento de los commodities, pero hay que desacoplar el precio del mercado interno. Hay que compatibilizar que los argentinos tengan el alimento accesible con aprovechar la oportunidad de un campo próspero", sostuvo el ministro quien dijo que "por el momento no se está evaluando subir retenciones".

En el Ministerio de Agricultura, además, están evaluando medidas para contener el aumento de la carne, que se disparó en las últimas semanas, según contó a radio El Destape.

El paro del campo tuvo un efecto "insignificante"

"El efecto de la Mesa de Enlace fue insignificante y en ningún momento presionó para que modifiquemos nuestro esquema", señaló Basterra quien en cambio, se referenció en el Consejo Agroindustrial que estuvo sentado el martes con las autoridades del ministerio de Agricultura en el marco de la mesa intersectorial del maíz, donde se resolvió la reapertura de las exportaciones sin tope.

El paro fue decidido la semana pasada, luego de que el Gobierno cerrara las exportaciones de maíz ante la presión alcista que implicó el precio internacional de un insumo que es un componente importante para la producción local. Además, esa medida implicó que se revelara que el volumen disponible fuera mayor que el se había informado.

Sin la Mesa de Enlace, Agricultura acordó el martes la reapertura total de las exportaciones en base a un acuerdo con la mesa intersectorial del maíz para dar "mayor previsibilidad a las necesidades de cada sector involucrado en temas como abastecimiento interno, precios y comercialización", que implica:

  • Eliminar el límite de 30.000 tn diarias de exportación y sustituirlo por un monitoreo del saldo exportable 
  •  Consensuar un acuerdo de largo plazo con los sectores consumidores y proveedores de maíz, en sintonía con el Programa Nacional Precios Cuidados
  •  Constitución de un Fideicomiso de larga duración como solución estructural y método de desacople entre el mercado internacional y el de abastecimiento a transformadores de maíz
  • Proveer de la herramienta FOGAR a los fines de garantizar la cobranza de los vendedores de maíz en tiempo y forma, lo que impactara en el componente riesgo.
  • Darle mayor previsibilidad a las necesidades de cada sector involucrado en temas como abastecimiento interno, precios y comercialización

 

Soja y maíz siguen de récord

Los precios futuros del maíz abrieron este miércoles en alza en el Mercado de Chicago y alcanzaban niveles que no se registraban desde junio de 2013, luego de acumular un incremento de 76% en dólares en comparación con fines de abril pasado, según reportan hoy las operadoras de granos locales.

La tendencia es replicada por la soja, que exhibía hoy un valor casi 75% más elevado que a mediados de marzo último, similar al de seis años y medio atrás, mientras el trigo también avanzaba y acumulaba 45% (en dólares) desde comienzos de septiembre.

El maíz subía cerca de 3% (unos US$ 7,1) hasta US$ 210,7 la tonelada, en la posición marzo, luego de cerrar ayer con fuertes ganancias, tras las rebajas en las proyecciones de stocks por parte del USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos).


"No se esperaba un recorte de más de 7 millones de toneladas para la cosecha en Estados Unidos, lo que presionó con fuerza los precios, en un contexto de fuerte demanda para commodities agrícolas", destacó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). La soja, por su parte, anotaba un avance de US$ 5,1 en la posición marzo, hasta US$ 527,5 la tonelada.

La operadora rosarina Futuros y Opciones (FyO) destacó que “tanto el poroto como la harina operan en sus máximos valores desde junio de 2014”.