Decíamos hace pocos días desde El Agrario que Argentina se prepara para sembrar Carinata como alternativa de cosecha fina; siendo una interesante opción para generar ingresos adicionales y dar valor agregado a nuestra producción. Veamos algunos puntos para introducirnos con éxito en este nuevo cultivo.

Para quien sembrara colza puede entender algunos consejos afines; es que son cultivos de la misma familia y por lo tanto tienen un perfil de enfermedades e insectos similares pero con una diferencia fundamental: la Carinata tiene un alto contenido de ácido erúcico y por lo tanto su aceite no es comestible, con él se fabrica un biocombustible utilizado en aviones que emite un 70% menos de gases efecto invernadero; y desde el punto de vista productivo hoy contamos con el único cultivar que es de ciclo largo. En esta campaña disponemos una sola opción, el cultivar Avanza 641 que la firma que la produce, Nuseed, recomienda sembrarla por su ciclo al Norte de la ruta 8.

Por ser una planta que produce un gran sombreado tiene muchas posibilidades de controlar malezas invernales difíciles, no por eso debemos descuidarnos y sembrarla con malezas presentes en el lote: recurrir al glifosato con dicamba o picloram son opciones para un barbecho limpio.

Por ser una semilla muy pequeña hay que prestarle mucha atención a la profundidad de siembra; que debe estar entre uno a tres centímetros de acuerdo a la textura y humedad del suelo. El uso de barre-rastrojos puede ser interesante en caso de rastrojos complicados.

Se recomienda buscar unas 50 plantas por metro cuadrado; eso se logra sembrando unas 3 a 4 kilos por hectárea. La planta de Carinata es más robusta que la Colza, tiene un mayor porte aéreo alcanzando una altura de 1,70 metros, y también radicular permitiendo una mayor exploración del perfil.

Para que el sombreado sea más efectivo no deberíamos distanciar los surcos más de 30 cm., sobre todo si atrasamos la fecha de siembra. En cuanto a la misma lo recomendable es de mediados de abril a fines de junio.

La planta pequeña es muy sensible a heladas, daño que se hace notar más con estrés hídrico y días previos templados. Reconociendo estas características y las fechas probables de heladas de la zona podemos achicar el riesgo de daño ajustando el momento de siembra.

Nuseed detalla a la 641 como altamente tolerante a las dos enfermedades más frecuentes observadas en colza: Phoma y Alternaria.

En cuanto a fertilización debemos saber que es muy exigente en Fósforo, Azufre y Boro.

Recordar que al ser un grano muy pequeño se deben tomar mayor recaudo a la trilla en cuanto a velocidad de avance de la cosechadora, del molinete, y regulación del viento.

Los frutos o silicuas de la Carinata tienen menos apertura (menor dehiscencia) que los de la colza, pero normalmente siempre se pierde más grano cosechando en pie que hilerando. La humedad de comercialización es del 8.5% pero se evitan grandes pérdidas trillando entre 12 y 15% de humedad en el grano.

Un último dato no menor es que se cosecha entre una a dos semanas antes que el trigo, eso es importante por los rindes de segunda posteriores

Más notas de

ElAgrario.com  

Creció el consumo de carnes alternativas

Paraguay comenzará a exportar carne a Turquía

Brasil importa fertilizantes ante el crecimiento de su producción agrícola

Basterra y Capitanich buscan fortalecer la producción del algodón

¿Por qué Santa Fe deberá pagar 20 millones de pesos a productor agropecuario?

Agricultura crea la Dirección Nacional de Acuicultura

Se lanzó el Mapa Dinámico del Trabajo Rural en la provincia de Buenos Ares

SemillAR, no es un superhéroe, pero va al rescate de las semillas nativas

Brasil facilita el ingreso de uvas argentinas

Importante pena ambiental a empresas de Agroquímicos