Carlos Paz asumió la presidencia del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Alimentaria (Senasa) el pasado 11 de diciembre, junto a su par Carlos Milicevic como vice. En la primera entrevista que brindó desde que asumió su cargo, el titular del organismo contó a la Agencia Télam que su trabajo tiene como principal objetivo el abastecimiento del mercado interno y las exportaciones de agroalimentos “que se traduce en divisas que el país necesita, sobre todo en el marco de crisis que genera la pandemia”.

En este sentido, Paz comentó que la emergencia sanitaria obligó a reestructurar las tareas de los cerca de 6000 empleados del servicio para poder garantizar el cumplimiento de las mismas. Al igual que muchos otros organismos las funciones se realizan de forma virtual, pero más de 2000 agentes continúan trabajando de forma presencial, sobre todo en los puestos de frontera y en los límites provinciales en los que se establecen barreras sanitarias internas por el control de plagas.

Hubo un proceso de despidos en 2018 y 2019 que dejó 400 personas afuera y una concentración en la estructura territorial que se redujo de 14 a siete regiones.

Respecto a los desafíos que le tocaron asumir a su ingreso afirmó encontrarse con “una institución con un problema de financiamiento muy serio” que puso en peligro la presencia federal y el trabajo en el territorio que realiza el organismo. Sumando argumentos a su declaración agregó: “Se congelaron las vacantes, hubo un proceso de despidos en 2018 y 2019 que dejó 400 personas afuera y una concentración en la estructura territorial que se redujo de 14 a 7 regiones con un criterio de ajuste más que de eficiencia, como se lo quiso vender”. En tal sentido, resaltó la importancia de haber vuelto a tener presencia en las todas las regiones ya que la relación con los poderes provinciales es “la mejor manera posible para hacer un trabajo conjunto que es hoy insoslayable”.

Sobre las expectativas para su gestión, aseguró que su línea de trabajo se basa en visibilizar la importancia de Servicio y avanzar hacia a la informatización y digitalización de todos los trámites, tal como la implementación de la certificación fitosanitaria electrónica establecida entre Argentina y Chile para el comercio de vegetales. Sobre el primer punto destacó estar a cargo de la gestión de los beneficios para los empleados y su desempeño durante la pandemia de COVID-19: “Nuestra gente ha trabajado como nunca en estos meses y lamentablemente no recibe algunos beneficios como otros trabajadores esenciales, pero lo estamos gestionando”.

Fuente: Télam.

Si te interesó esta nota, te sugerimos leer: Reclaman el pago de un bono para empleados del SENASA

Más notas de

ElAgrario.com  

Australia proyecta una baja en la faena

Hoja verde: yerbateros esperan que se abone entre $45 y $48 en medio de la cosecha

Con el compromiso de Uatre, el INYM realiza mejoras para los trabajadores de la yerba mate

Misiones producirá autos y tractores eléctricos

Buscan crear una base de datos mundial sobre la producción animal

Catamarca apuesta a expandir la producción de litio

Uatre y Renatre juntos en el empoderamiento rural femenino

Desarrollo Productivo lanza tercera convocatoria para promoción de biotecnología

Proyecto Cannabis Medicinal en el centro de la escena

Creció el consumo de carnes alternativas