La  faena vacuna cayó un 9,5% interanual en agosto, de acuerdo a estimaciones privadas. A casi tres meses de las restricciones a las ventas externas de carne, los números de la actividad son negativos, tanto en consumo doméstico como volumen de exportaciones y su correspondiente ingreso de divisas. Estos números se conocen mientras Brasil limitó su comercio exterior a partir de la detección de dos casos de “vaca loca” y aumentó el precio internacional de la tonelada exportada.

De cara al último tramo de 2021 y mientras la Casa Rosada extendió las restricciones al comercio exterior, se conocen datos que sumarán precios alcistas en las carnicerías. Uno de ellos es la suba en la cotización promedio de la hacienda, que aumentó 4,1% y recuperó terreno tras la caída de julio. Este factor, sumado a una menor disponibilidad de cabezas, presionará los valores en los mostradores hacia finales de año. En los últimos dos meses, y de acuerdo a estadísticas oficiales, los precios al consumidor bajaron 2,4%, mientras que los privados calcularon un porcentaje similar.  

El último informe de la Cámara de la Industria de Carnes ( Ciccra) permite ver la foto de la industria frigorífica, con una faena que en relación a agosto 2020 retrocedió en 584.400 cabezas y un consumo local de 47,7 kilos por habitante, 2,4 kilos menos  en comparación al mismo mes del año pasado. La exportación perdió un 30% en junio y julio, siempre en la comparación interanual.

En este contexto y si bien el ingreso de divisas mostró signos de recuperación en esos dos meses, al compáralo con el mismo período de 2020 evidenció una caída de 15,5% a causa de las restricciones al comercio exterior, según Ciccra. En contrapartida, aumentó el precio que los importadores pagan por tonelada de carne vacuna, que pasó de 4.062 dólares en junio a 5.380 dólares en julio, una suba de 32,4%.

En el rubro comercio exterior, la entidad destacó que las ventas a China acusaron impacto de la Resolución 408/21, que limita los envíos de vaca a ese país. En julio se exportaron 25.200 toneladas por un valor de 103 millones de dólares, que en relación al mismo mes de 2020 representan una merma de 29,9% en toneladas y 14% en facturación.  Por su parte, entre enero y julio se facturaron 1.452 millones de dólares, un 4,6% menos en relación al mismo período del año pasado.