Los precios de la hacienda en el Mercado de Liniers siguen con tendencia bajista, pero las pizarras de las carnicerías no copian esta tendencia. El cierre de las exportaciones de carne anunciado por el Gobierno nacional finalizará en los próximos días y hasta el momento, en la Casa Rosada no lograron cerrar un acuerdo de precios con los exportadores, para ampliar el plan de Precios Populares.

Esta medida, junto al cese de comercialización de hacienda impulsado por la Mesa de Enlace, tuvo como principal consecuencia que las cotizaciones de las principales categorías bovinas destinadas al consumo doméstico registraran una fuerte caída.

En la última rueda comercial en el Mercado de Liniers, el ingreso fue menor a lo esperado. Pero con una demanda que se encuentra abastecida y ante la incertidumbre sobre el destino de las exportaciones de carne vacuna, el precio de la vaca – principal categoría demandada por China- se desplomó.

Por el lado de novillitos y vaquillonas, en el recinto del barrio de Mataderos se terminó de confirmar la caída de los precios, en comparación a los días previos al paro lanzado por el gremialismo rural. Las categorías de consumo local cayeron hasta 10 pesos por kilo vivo, en el caso de vacunos de estado regular a bueno.

Un dato a tener en cuenta es que los compradores estuvieron muy selectivos al momento de hacer sus compras y convalidaron valores más altos en el caso de hacienda de muy buena calidad. En estos casos, tanto en machos como hembras livianas, se llegaron a pagar precios máximos que oscilaron entre los 220 y 222 pesos el kilo.

En este contexto, el precio de los cortes vacunos en los mostradores debería empezar a bajar en el transcurso de los próximos días. Por el momento, las carnicerías todavía trabajan con los valores que pagaron en los días previos a la medida de fuerza del campo, pero según estimaron desde el sector de abastecedores, cuando empiece a ingresar mercadería con los valores nuevos, se deberían percibir bajas, sobre todo en cortes con menor demanda en esta época del año, como el asado y la milanesa.

Según un informe elaborado por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), el precio de la carne vacuna en mayo aumentó un 6,1%, suba que sobre todo se percibió en las carnicerías. En la medición interanual, la entidad calculó que el aumento llegó al 76%.