El último informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra) ratificó que la exportación cerró un 2019 récord en materia de operaciones comerciales, pero como contrapartida advierte que el crecimiento de la faena fue a costa de las hembras, que estuvo en niveles de liquidación de vientres y que el consumo interno se ubica en los valores más bajos de la última década.

Los números de la exportación son por demás contundentes y de acuerdo a la entidad presidida por Miguel Schiariti, cerró un 2019 con un crecimiento del 49,2% en relación al año anterior, con 800.000 toneladas vendidas que generaron un ingreso de divisas cercano a los u$3.000 millones y un mercado chino que fue el destino excluyente. El precio promedio de la tonelada exportada se ubicó en u$s3.631 por tonelada, un 2,6% superior a 2018.

De todas formas, respecto a este punto cabe recordar que sobre finales del año pasado, el gigante asiático empezó a pagar menos por los cortes vacunos argentinos, con un descenso en los valores que osciló entre el 15% y el 40%. Más allá de esta situación puntual, desde Ciccra ratificaron que China duplicó sus compras y Chile se consolidó como segundo destino.

Los números vinculados al mercado asiático no dejan de sorprender. Durante 2019, los embarques a este destino totalizaron 374.500 toneladas en los primeros once meses de ese año, cifra que engloba un 75% del volumen total exportado.

Los números de producción de carne son sólidos y demuestran que en 2019, con 3,12 millones de toneladas salidas de las plantas frigoríficas, este rubro creció un 18%. De este volumen, el mercado interno absorbió el 73,4% y la exportación empieza a ganar más espacios, con un 26,6%, cuando históricamente la relación era de 80-20. Como contrapartida a este viento de cola de la exportación, Schiariti explicó que el consumo local, con 51,2 kilos anuales por habitante, "es uno de los más bajos de la década", tras retroceder 9,5% en relación a 2018. Esto implica que los argentinos consumen en promedio 5,3 kilos menos de carne al año.

El otro dato positivo radica en la faena, que con 13,8 millones de cabezas procesadas cerró un año con un incremento del 10,6% en relación a 2018. Más allá de esta cifra, Schiariti advirtió sobre la consecuencia que está situación puede generar en la zafra de terneros 2020. "Esta suba se explica en el aumento de la faena de hembras, que con un 48,5% se ubica en los mismos valores de liquidación de 2007 a 2009".

En este sentido, agregó que en 2019 se faenaron 611.000 hembras más que en el año anterior, y existe la posibilidad de que se genere un faltante de animales livianos durante el presente año. Además, desde la cámara calcularon que los precios de la hacienda en pie crecieron un 89,2% y la carne en mostrador un 63,4%, números que demuestran que los carniceros no terminaron de trasladar al mostrador las subas de precios en el Mercado de Liniers.

Con respecto a los precios en las carnicerías, el informe destacó que durante el pasado mes de diciembre, los cortes vacunos aumentaron un 7% con respecto al pollo, pero cayeron un 1,4% en comparación a la carne de cerdo.