La baja en los precios de la hacienda de consumo en el Mercado de Liniers no se refleja en los mostradores de las carnicerías, aunque desde una parte de la industria frigorífica sostienen que ante la caída del consumo, es posible que esta situación empiece a reflejarse en los puntos de venta. En paralelo, el Gobierno nacional busca cerrar en estos días un nuevo acuerdo para precios populares en una serie de cortes.

Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de las Carnes (Ciccra), remarcó que en las últimas ruedas comerciales en Liniers se consolidaron bajas en los precios, que en el caso de las categorías de consumo oscilaron entre los $10 y $15, en comparación con la semana de Navidad. En ese período, los valores en el mercado concentrador de Mataderos alcanzaron récords históricos.

“La sensación es que al haber una demanda muy planchada en el consumo, las carnicerías compran menos”, sostuvo el directivo ante una consulta de BAE Negocios. Y agregó: “Es posible que en los próximos días esta situación se empiece a trasladar a los mostradores”. En declaraciones periodísticas, la economista Florencia Gutiérrez, del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), advirtió que en diciembre, el aumento en el precio de venta de los cortes vacunos fue del 20% y un 75% en la comparación interanual.

Cortes de carne vacuna

A fines del año pasado, el Estado lanzó, junto a los frigoríficos exportadores y por espacio de tres días, una promoción que alcanzó a los cortes parrilleros, en más de 1.600 bocas de expendio en todo el país. A través de esta iniciativa, el precio del kilo de asado fue de $349, el vacío a $459 y el matambre a $479.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, sostuvo en declaraciones radiales que desde el Gobierno apuntan a generar “una especie de canasta para comercializar algunos cortes a precios mucho más bajos".