El Gobierno nacional determinó nuevos requisitos para las exportaciones de carne, en el marco de las medidas que apuntan a evitar maniobras de evasión en las cadenas de carnes vacunas, granos y lácteos. Según se publicó en el Boletín Oficial, los ministerios de Agricultura y Desarrollo Productivo instrumentaron la Declaración Jurada de Exportaciones de Carnes (DJEC), en el Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA).

Según pudo reconstruir este medio, este nuevo requisito divide las aguas en el negocio ganadero. Por el lado de la industria exportadora, afirman que las DJEC no representan un cupo a las ventas externas y que no representará un obstáculo burocrático, entidades que representan al sector agroindustrial y actores del mercado interno manifestaron su postura contraria a esta decisión.

Según fundamentaron desde la cartera agropecuaria, el flamante registro tiene dos objetivos centrales. Por un lado, evitar posibles desequilibrios en el mercado interno cuanto a condiciones de abastecimiento, precio y calidad. En paralelo, buscan transparentar las operaciones de venta de carne al exterior, evitar subfacturaciones y triangulaciones con países vecinos.

¿Cómo se instrumentará este mecanismo? Con este fin, se creará una Comisión Mixta de Seguimiento, que estará integrada por la Secretaría de Comercio Interior, la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios y la AFIP. Estos organismos relevarán y propondrán precios mínimos de referencia para las exportaciones y evaluará periódicamente su evolución. Además, una Comisión Fiscalizadora, de la que participará el Banco Central de la República Argentina (BCRA), evaluará -entre otros puntos- el correcto ingreso de divisas al país.

Un dato a tener en cuenta es que, además de la carne vacuna, los productos alcanzados por esta resolución también incluyen porcinos, ovinos, caprinos, equinos y avícolas.