El economista Claudio Lozano, director del Banco Nación, afirmó que detrás de lo que dio en llamar "la estafa de Vicentin", dejó en evidencia a "un puñado de vivos", haciendo referencia a que entre los acreedores de la concursada y ahora intervenida firma agroexportadora se encuentran las propias empresas controladas por el holding y varios de sus principales accionistas, haciendo referencia a una supuesta trama delictiva de préstamos “auto-otorgados”.

El dirigente destacó que de la totalidad del pasivo que posee la intervenida cerealera, $ 5.428 millones corresponden a deudas con sociedades controladas por la misma cerealera y $ 351 millones corresponden a deudas de la firma con sus propios accionistas.

De acuerdo a lo que consta en el Concurso, Vicentín le debe a Vicentín unos $ 5.428 millones.

"La estafa de Vicentín ha dejado un tendal de muertos pero también muestra un puñado de vivos”, ilustró Lozano, que realizó un informe detallando que la agroexportadora mantiene deudas valuadas en casi $ 5.500 millones a tres sociedades o compañías controladas por la propia Vicentin.

La empresa, una de las 10 agroexportadoras más importantes de la Argentinaentró en cesación de pagos con sus acreedores el día 5 de diciembre del año 2019, cuando no pudo hacer frente a sus obligaciones por “estrés financiero”, generando graves perjuicios en la cadena productiva del agro.

Tiene una deuda total de u$s 1.350 millones, de los cuales u$s1000 millones fueron en créditos tomados de la banca pública, generando una fuerte polémica y sospechas de fraude. Y, con el Banco Nación como su mayor acreedor, la firma solicitó en febrero la apertura formal del concurso preventivo de acreedores, finalmente declarada por un juzgado de Santa Fe.

En concreto hay 29 accionistas que concentran el grueso de esos $351 millones y que son Vicentín, Nardelli, Padoan y sus respectivos familiares.

Hoy, la firma se encuentra intervenida por el Estado nacional que, dada su situación “limite”, planteó su expropiación a través del Congreso de la nación, lo que generó una fuerte polémica.

En pleno proceso de investigación, Lozano graficó: "Es decir que de acuerdo a lo que consta en el Concurso, Vicentín le debe a Vicentín unos $ 5.428 millones".

De esta forma, Vicentin SAIC le debe $ 4.079 millones a Vicentin Paraguay, $ 1.364 millones a Renova y $ 2,7 millones a Diferol. A la vez, hay 98 personas que en calidad de accionistas le reclamaron a Vicentín $351 millones.

"Los accionistas más significativos que le reclaman a la empresa más de $10 millones cada uno son Olga Vicentín de Rodríguez, Pedro Vicentín y Sergio Nardelli. En concreto hay 29 accionistas que concentran el grueso de esos $351 millones y que son Vicentín, Nardelli, Padoan y sus respectivos familiares", detalló el economista.

De la empresadependen unas 7 mil familias en forma directa y tiene de acreedores al estado nacional a través de la AFIP y bancos nacionales y a miles de pequeños productores y PYMES.

Más notas de

ElAgrario.com  

Marcos Williams “Proponemos una Ley Ovina más ágil, más moderna y con fondos actualizados”

Rusia estará entre los mayores productores de carne de cerdo para 2025

Jubilación de trabajador rural: experiencia patagónica

La Uatre tenía razón, Cargill no cumple con la Ley

Corrientes: emergencia forestal por incendios rurales

50% de incremento en el precio de tabaco en bruto para Jujuy y Salta

Uatre, Camioneros y el Comité contra la Trata firmaron el Convenio por el Trabajo Decente en el Ámbito Rural

Reclaman la prórroga de la Ley de Biocombustibles

Formalizaron la constitución de la Mesa Nacional del Litio

El Gobierno nacional reducirá el Impuesto a las Ganancias al 90 por ciento de las empresas