A partir de enero los precios de la carne en los mostradores podría retroceder entre un 10% y 15%, ante la imposibilidad de los consumidores de convalidar los recientes incrementos en las carnicerías, según estimaron desde la industria frigorífica bovina. De acuerdo a Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra) el aumento de la carne se ubicará al cierre del año sobre un 50% y calculó que la suba de las últimas semanas oscilará entre 25% y 30%. De esta manera, el asado pasó de $350 o $400 a $600 por kilo en algunos comercios.

En declaraciones periodísticas, el directivo anticipó que en las próximas semanas, este fuerte incremento podría retroceder, con un salario que ha perdido poder adquisitivo durante todo el año. "La venta ya se endureció y se convalidarán aumentos de 15% a 20%, no del 30%", remarcó.

A la hora de explicar estos incrementos, Schiariti señaló que las principales razones deben buscarse en la menor oferta de bovinos, los desequilibrios macroeconómicos y la suba de costos, sobre todo en maíz, insumo estratégico para esta cadena de valor. En un escenario en donde el precio de la hacienda registró una fuerte suba – con valores de $170 a $190 el kilo vivo- este incremento se traslada a la media res que se baja en las carnicerías.

A este panorama se le sumó el aumento exponencial del precio de los granos que sirven de alimento para el animal. Ante este escenario, los criadores optaron por finalizar el proceso de engorde a pasto en lugar de optar por feedlots o suplementación a granos. De esta manera, la terminación de los bovinos se extiende por más tiempo y según graficó el titular de Ciccra "empezó a faltar hacienda terminada".

En paralelo, el aumento en la demanda por parte del sector gastronómico tras la reapertura de locales y la postergación de ventas de animales, por parte de productores que aguardan la finalización del año fiscal, también suman presión alcista en la cadena de ganados y carnes. En el caso del Mercado de Liniers -el espacio formador de precios en Argentina, durante el mes de diciembre se registraron valores récord en las principales categorías de consumo.