Las exportaciones de complejos de pequeña escala, con una facturación de 50 a 500 millones de dólares anuales, generaron en 2020 divisas por 3.000 millones de dólares, de acuerdo a un estudio elaborado por la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro). La entidad dividió a los sectores exportadores en tres, de acuerdo a su escala.

En el segmento de menor tamaño, se contabilizan producciones como frutas, porotos, aves, tabaco, hortalizas, miel, arroz y azúcar, entre otras. Los cooperativistas explicaron que los sectores “micro” (que no están incluidos en el listado) podrían sumar 400 millones de dólares. Las ventas de este segmento están encabezadas por porotos (371 millones de dólares); peras y manzanas (359 millones de dólares) y avícolas, con 332 millones de dólares. En el listado también se destacan el sector tabacalero, con exportaciones por 237 millones de dólares y la papa, con 190 millones de dólares.

El presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, destacó el rol de estos sectores. “Las exportaciones del agro tuvieron componentes de las economías regionales, vinculado a las pymes y sectores virtuosos de la economía social, que apuntalaron el desarrollo local y el arraigo familiar”, sostuvo.

El trabajo de los cooperativistas contempla los otros dos grandes grupos exportadores. En el primer caso, se encuentran aquellos sectores que exportan por más de 1.000 millones de dólares al año, liderados por el complejo sojero, con 14.865 millones de dólares. El segundo puesto corresponde a la cadena maicera, con 6.151 millones de dólares y el tercer escalón a carne y cuero bovinos, con 3.368 millones de dólares.

En el caso de complejos con ventas anuales al exterior de 500 a 1.000 millones de dólares, el principal rubro es uva, con 984 millones de dólares, seguido por cebada con 750 millones de dólares y el girasol, con 660 millones de dólares.