El gobierno de La Pampa multó con $30 millones a la Fundación Campo Limpio (FCL), por el "daño ambiental" originado en una gestión ineficiente en el manejo de bidones vacíos, a finales de enero de este año. En mayo de 2019, la entidad había generado -en el marco de la Ley Nacional 27.279- un compromiso con la provincia para construir centros de acopio en las localidades de Colonia Barón, Alta Italia y Macachín, para articularlos con un procedimiento de trazabilidad de bidones usados. El incumplimiento en los plazos derivó en un conflicto entre FCL y la Subsecretaría de Ambiente, que llegó a paralizar la venta de agroquímicos durante dos semanas en La Pampa.

La decisión fue tomada a través de la Subsecretaría de Ambiente de La Pampa, con la intervención de la Fiscalía de Estado, que tuvo a su cargo el análisis jurídico del caso. La disposición rechazó el descargo y la ampliación presentados por Campo Limpio y en sus fundamentos sostiene que la conducta desplegada por la Fundación se constituyó en "una flagrante violación" de la Ley de Presupuestos Mínimos General del Ambiente.

La Ley 27.279 establece como procedimiento obligatorio para reducir los residuos de producto en los envases vacíos de fitosanitarios en todo el territorio nacional, el lavado de envases rígidos. Esta normativa también contempla generar protocolos de gestión integral de los envases vacíos, para lograr una mayor eficiencia en su recolección, como así también determinar procesos específicos, tales como condicionar la nueva venta de estos productos a aquellos usuarios que no realizaran la devolución de los envases.