El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, consideró que "es imposible producir" con el nuevo esquema de retenciones que estableció el Gobierno para las agroexportaciones y aseguró que los productores "están muy enojados", por lo que si no se les devuelve la "esperanza" va a ser "difícil convencerlos de que el año que viene sigan poniendo el hombro".

Esta tarde, el presidente Alberto Fernández recibirá en la Casa Rosada a la Mesa de Enlace de entidades agropecuarias para debatir sobre las compensaciones a pequeños y medianos productores.

"Los productores necesitan expresarse. Y hay que hacer entender al presidente Alberto Fernández y a su equipo la situación. Somos gente de diálogo, pero es imposible producir con este tipo de retenciones", se quejó el dirigente en declaraciones radiales, y sostuvo que las modificaciones en los derechos de exportación "son un mal camino" porque "no promueven las importaciones, todo lo contrario".

Pelegrina planteó que el impacto de estas medidas los "preocupan" porque "sacan a nuestro sector 1800 millones de dólares que van a un gasto público que no paramos de criticar". Además, aseguró que la suba de los derechos de exportación van a provocar un "golpe muy grande" en el interior del país.

"Otra preocupación que tenemos es cuál va a ser el dólar de nuestros insumos", añadió, y señaló que "el año que viene, esta situación le va a pasar una factura tremenda a los cultivos que generan mucho empleo. Y la carne con este nivel de retenciones no va a soportar, es una actividad que se había puesto en marcha nuevamente y ahora se va a ir para atrás".

En este marco, indicó que es necesario "devolver la esperanza a los productores, porque las retenciones son una hipoteca a futuro". "Si no tenemos esperanza, va a ser difícil convencer a los productores de que el año que viene sigan poniendo el hombro", advirtió.

El presidente Fernández remarcó en los últimos días, respecto las retenciones, que "lo único que hicimos fue actualizar lo que Macri dejó sin actualizar", ya que eliminó el tope de cuatro pesos por dólar y se rige por las alícuotas que había impuesto el gobierno anterior.

"Yo aprendí de la 125. Dije que segmentemos para que no todos tengan el mismo peso, para que el pequeño productor no tenga que pagar lo mismo que una cerealera", afirmó el mandatario durante una entrevista con América TV, y  prometió que no subirá las retenciones más allá de los tres puntos que le concedió el Congreso.