La Mesa de Enlace del campo resolvió hoy mantener el lockout, que implica el cese de comercialización de granos hasta la medianoche del miércoles, a pesar de la reapertura parcial de las exportaciones de maíz dispuesta por el Gobierno.

La ratificación del paro patronal se produjo tras una reunión virtual entre los presidentes de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes; Sociedad Rural, Daniel Pelegrina; y Federación Agraria, Carlos Achetoni. También participó el titular de Coninagro, Carlos Iannizzotto, a pesar de que esa entidad no participa de la protesta.

Pelegrina explicó que para el sector "el cese de comercialización sigue igual". Se quejó de que cuando el Gobierno justificó el cierre de las ventas al exterior había sostenido que "no había maíz, pero ahora parece que hay mucho".

El titular de la Rural consideró que la medida oficial en realidad apuntaba a "regular y contener la inflación, que tiene otro origen, no en el precio de los alimentos", y sostuvo que el Gobierno volvió a cometer un "error".

Este lunes, sobre el arranque de la medida de fuerza, el Ministerio de Agricultura anunció una reapertura de las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE) con un cupo de 30.000 toneladas de maíz diarios, lo cual fue cuestionado por la dirigencia agropecuaria.

Al respecto, Chemes, de CRA, advirtió que "las intervenciones han llevado a un sistema de corrupción" y comparó la reapertura parcial con los denominados ROE, que se aplicaron durante el gobierno de Cristina Kirchner.

Dijo que se necesita una "eliminación total" y advirtió que este esquema se trata de una "intervención de mercados, porque si hoy son 30 mil toneladas, mañana pueden ser 60, 100 o lo que quiera el Gobierno".

Por su parte, el presidente de Federación Agraria, Carlos Achetoni, advirtió que la reapertura anunciada "no satisface" al sector agropecuario.