Con un dólar blue en alza, el Gobierno busca que el sector agroindustrial acelere su liquidación de divisas y el Banco Central de la República Argentina ( BCRA) anunció que a partir del próximo lunes 18 de mayo, los bancos no podrán otorgar financiamiento al 24% a empresas que mantengan un acopio de su producción de trigo y soja "por un valor superior al 5% de su capacidad de cosecha anual". La decisión generó malestar en las entidades gremiales del campo que calificaron la disposición como "arbitraria y discriminatoria", en el contexto de una campaña gruesa que finaliza con caída en rindes de soja y una siembra de trigo que empezará en pocas semanas.

De acuerdo a estadísticas de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), la liquidación de divisas en abril de las empresas que componen a estas entidades fue de USD1.524 millones, cifra que si bien representa un aumento del 43,2% en relación a marzo, en la comparación interanual refleja una merma del 20,3%. Esta misma tendencia se puede ver al comparar los ingresos entre los meses de enero y abril de 2019 y 2020, con USD6.104 y USD5.017 millones, respectivamente.

Esta decisión oficial vuelve a reavivar el conflicto por el ingreso de dólares provenientes del campo. Desde el sector exportador entienden que ante la pandemia del  coronavirus (Covid-19), las dificultades en la logística terrestre y la inestabilidad financiera y comercial a nivel global, el ritmo de liquidación cayó. Desde el Gobierno lo atribuyen a maniobras especulativas vinculadas al precio del dólar.

Economistas consultados por este medio señalaron que la idea es evitar que los productores obtengan crédito barato en pesos mientras se guardan los granos para venderlos a un mejor valor de la divisa. "El Gobierno quiere tener los dólares de la exportación y que los bancos no financien la especulación", sostuvo la fuente. Con esta medida impulsada por el BCRA, las empresas no podrán acceder a la línea de financiamiento al 24%, que puede ser gestionada tanto a través de la banca pública como privada.

Desde las entidades que componen la Mesa de Enlace manifestaron su desacuerdo con esta medida, tal como expresó Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). A través de un comunicado, los ruralistas advirtieron que esta disposición del BCRA es "arbitraria y discriminatoria". En este sentido, explicaron que aquellos productores que cuenten con soja o trigo destinadas a pago de insumos para la próxima campaña o para alimento de ganado "perderán capacidad de inversión en insumos imprescindibles".