Diversos factores climáticos complican el cierre de la siembra de trigo y cebada 2020/21, de acuerdo a la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). Con un avance del 96% sobre las 6,5 millones de hectáreas proyectadas, las sembradoras se demoran por excesos hídricos, mientras que en el centro y norte del área agrícola la falta de lluvias condiciona las perspectivas futuras del rinde del cereal que ya se sembró.  A este cuadro, también se suman heladas en el centro del país, que impactan en el desarrollo del cereal.

En el NOA y NEA argentino, este cultivo transita distintas etapas de desarrollo. “La ininterrumpida falta de precipitaciones ha afectado la condición de los cuadros que actualmente presentan escaso crecimiento”, alertaron desde la BCBA.

Por su parte, en el sudeste y sudoeste bonaerense, quedan más de 360 mil hectáreas por sembrar. Puntualmente, en sectores del sudeste y sudoeste bonaerense los focos de excesos hídricos demoran la incorporación del área remanente

En el caso de la cebada, se implantó el 92% de las 900.000 hectáreas previstas para este ciclo. En un escenario similar al trigo, este cereal registra una demora en la siembra por falta de piso en la región sudeste de Buenos Aires, situación que impide el acceso de las máquinas a los lotes y están por sembrar unas 50.000 hectáreas.  

En paralelo, desde la bolsa porteña informaron que el centro y norte del área agrícola continúa sufriendo la falta de precipitaciones mientras el cultivo avanza en su etapa de macollaje, situación que se percibe con fuerza en Córdoba.