La campaña de soja y maíz no detuvo su ritmo de cosecha pese a las últimas lluvias y si bien se registraron caídas en el rinde de la oleaginosa, se mantienen las proyecciones de la última semana para ambos cultivos, de acuerdo a estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA)

Con un 70% del área cosechada de soja, se recolectaron unas 11,6 millones de hectáreas y el volumen parcial acumulado asciende a 36,5 millones de toneladas. El dato para este cultivo es que si bien el rinde medio nacional cayó a 3.150 kilos por hectárea, la proyección se mantiene en 49.5 millones de toneladas.

Según informaron desde la entidad bursátil, el avance de la cosecha se generó en base a los progresos relevados en regiones que no  registraron lluvias de gran intensidad, principalmente en Córdoba y el Centro-Norte de Santa Fe, seguidas por el  NEA y sectores de Buenos Aires. Al separar por modalidad de siembra, se avanzó en un 81% del área de soja de primera con un rinde promedio de 3.280 kilos por hectárea y un 40% del área de segunda, con una productividad de 2.570 kilos por hectárea.

Por el lado del maíz, la trilla avanzó hasta un 37% del área sembrada y en la previa a las últimas lluvias, la cosecha se enfocó sobre planteos tempranos en el centro y sur del área agrícola. En este contexto, el rinde promedio nacional se ubica en 9.220 kilos por hectárea y la BCBA también mantuvo las estimaciones de producción para este cultivo en 50 millones de toneladas.