La siembra fina de la campaña 2021/22 se encuentra retrasada por incidencias climáticas en norte y centro del país, según informaron desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). En paralelo, la cosecha de soja se encuentra en el tramo final, mientras la recolección del maíz avanzó hasta un 35% del área total. En granos gruesos, la entidad bursátil mantiene las proyecciones de producción en ambos cultivos.  

En trigo, el panorama climático presenta dos cuadros bien diferenciados. EN NOA y centro-norte de Entre Ríos, la falta de lluvias demora la siembra, mientras que hacia la zona centro argentina, los excesos hídricos podrían generar un panorama similar, pero también representa un impulso para incorporar mas lotes en las dos zonas núcleo y en centro y este de Entre Ríos. Con este panorama, la BCBA calculó que hasta el momento se sembró el 17% de las 6,5 millones de hectáreas previstas para este ciclo.

La cosecha de granos gruesos 2020/21 se encuentra en diferentes fases. Por el lado de la soja, se trilló el 97% del área, con un rinde promedio a nivel nacional de 2.690 kilos por hectárea y un acumulado de 42.4 millones de toneladas, sobre las 43,5 millones que proyectó la bolsa porteña.

En el caso de la oleaginosa, quedan 550.000 hectáreas por cosechar, de las cuales 116.000 pertenecen a soja de primera, mientras que las 430.000 hectáreas restantes son de lotes de segunda, en centro y sur de Buenos Aires y La Pampa.. El maíz, en tanto, sigue a paso firme y se cosechó el 34,1% de las 6,23 millones de hectáreas previstas y se mantiene la estimación de producción en 46 millones de toneladas.