El clima seco registrado en gran parte de la región agrícola permite sostener un buen ritmo en la cosecha de soja y maíz, y los rindes obtenidos hasta el momento confirman las proyecciones de producción anteriores, según informaron desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). En soja, la trilla cubrió el 56,4% del área y con un rinde promedio de 3.200 kilos por hectárea permite mantener una estimación de cosecha de 49,5 millones de toneladas. A la fecha, se cosechó más del 70% del área de soja de primera, con un rendimiento de 3,340 kilos por hectárea y un 26,5% de la superficie implantada con soja de segunda, que hasta el momento se apunta un rinde medio de 2.590 kilos por hectárea. En maíz se avanzó sobre un 34,5% de la superficie y con un rinde promedio a nivel país de 9.230 kilos por hectárea, la producción se mantiene en 50 millones de toneladas. El dato a tener en cuenta en materia de estimaciones es la suba del 1,5% en la proyección del área sembrada en trigo para la próxima campaña, que de acuerdo a la entidad bursátil sería de 6,7 millones de hectáreas.