El ministro de Agricultura, Luis Basterra, negó la posibilidad de un incremento en los derechos de exportación de la producción de granos, ante la consulta de una legisladora opositora durante una reunión informativa virtual con los diputados nacionales que integran la Comisión de Agricultura.

De acuerdo con la Ley de Solidaridad Social aprobada a finales del año pasado, el Poder Ejecutivo cuenta con la facultad de incrementar hasta en 3 puntos porcentuales los derechos de exportación. En los primeros días de marzo el Gobierno confirmó la suba de las retenciones en soja, que pasaron al 33% para todo el complejo y anunció un sistema de compensaciones para productores de hasta 1.000 toneladas. Sin embargo, en el caso de trigo y maíz estos tributos se mantuvieron en 12%, mientras que bajó a un 7% para el girasol.

Con una discusión que parecía zanjada tras un inicio de año plagado de tensión y cruces entre la cartera agropecuaria nacional y la Mesa de Enlace, la diputada santafesina por la Coalición Cívica, María Lucila Lehmann, aprovechó su espacio de preguntas y manifestó que "hay una enorme preocupación en el sector" por un aumento "en las retenciones en el medio de la campaña", aunque sin especificar cuál sería el cultivo afectado. Ante la consulta de la legisladora al ministro Basterra por la posibilidad de un nuevo aumento de retenciones, el titular de Agricultura negó esta eventualidad y señaló que más allá de las adversidades, "se espera una buena cosecha". Según estimaciones privadas, la campaña de soja y maíz se ubicaría sobre las 100 millones de toneladas.

La legisladora de la Coalición Cívica advirtió que un incremento en este impuesto "quitaría de escena a muchísimos productores, sobre todo a los que están más lejos del puerto". Es al menos llamativa esta interpelación, porque mientras que en el caso de la soja el Gobierno no puede exceder el tope actual del 33%, en maíz la decisión fue mantener el actual 12% y nada indica, por el momento, una decisión por parte del oficialismo de retocar los derechos de exportación, en medio de un escenario de incertidumbre por la pandemia de coronavirus.

Tampoco existen certezas de una modificación tributaria en trigo, un cultivo que más allá de alguna estimación privada de tono pesimista para la próxima campaña, presenta un panorama de precios similar al del año pasado, una demanda internacional sostenida y un precio de los fertilizantes que será un aliciente para que los productores inviertan en tecnología.

Más notas de

Andres Lobato

Granos: los mercado a futuro cerraron abril con récord de operaciones

Los productores buscan asegurar precios

Trigo: la cadena de valor del cultivo anticipa un ingreso récord de dólares

El clima no será tan perjudicial como en la última campaña

Carne: el consumo local muestra un leve repunte, pese a la suba de precios

Por ahora, los consumidores convalidan los aumentos

Trigo: proyectan escenario favorable para la siembra

En trigo proyectan cosecha de 20 millones de toneladas

Carne: anticipan nuevos aumentos en los mostradores

El consumo marca valores récord en Liniers

Anticipan que la cebada será una de las revelaciones de la próxima campaña

El sudeste de Buenos Aires impulsará el crecimiento del área sembrada

Sin liquidaciones, suspenden a Vicentin para operar en el MULC

La cerealera tampoco podrá realizar pagos al exterior

Anticipan ingreso récord de dólares del campo por mejora en precios de granos

Se espera un mayor ingreso de divisas

Con el operativo más grande de la historia, Buenos Aires busca desactivar la evasión del campo

En los controles participan 100 agentes del organismo recaudador

Anticipan una suba en el área sembrada de trigo 2021/22

Las últimas lluvias mejoraron los perfiles de humedad