El ministro de Agricultura, Luis Basterra, negó la posibilidad de un incremento en los derechos de exportación de la producción de granos, ante la consulta de una legisladora opositora durante una reunión informativa virtual con los diputados nacionales que integran la Comisión de Agricultura.

De acuerdo con la Ley de Solidaridad Social aprobada a finales del año pasado, el Poder Ejecutivo cuenta con la facultad de incrementar hasta en 3 puntos porcentuales los derechos de exportación. En los primeros días de marzo el Gobierno confirmó la suba de las retenciones en soja, que pasaron al 33% para todo el complejo y anunció un sistema de compensaciones para productores de hasta 1.000 toneladas. Sin embargo, en el caso de trigo y maíz estos tributos se mantuvieron en 12%, mientras que bajó a un 7% para el girasol.

Con una discusión que parecía zanjada tras un inicio de año plagado de tensión y cruces entre la cartera agropecuaria nacional y la Mesa de Enlace, la diputada santafesina por la Coalición Cívica, María Lucila Lehmann, aprovechó su espacio de preguntas y manifestó que "hay una enorme preocupación en el sector" por un aumento "en las retenciones en el medio de la campaña", aunque sin especificar cuál sería el cultivo afectado. Ante la consulta de la legisladora al ministro Basterra por la posibilidad de un nuevo aumento de retenciones, el titular de Agricultura negó esta eventualidad y señaló que más allá de las adversidades, "se espera una buena cosecha". Según estimaciones privadas, la campaña de soja y maíz se ubicaría sobre las 100 millones de toneladas.

La legisladora de la Coalición Cívica advirtió que un incremento en este impuesto "quitaría de escena a muchísimos productores, sobre todo a los que están más lejos del puerto". Es al menos llamativa esta interpelación, porque mientras que en el caso de la soja el Gobierno no puede exceder el tope actual del 33%, en maíz la decisión fue mantener el actual 12% y nada indica, por el momento, una decisión por parte del oficialismo de retocar los derechos de exportación, en medio de un escenario de incertidumbre por la pandemia de coronavirus.

Tampoco existen certezas de una modificación tributaria en trigo, un cultivo que más allá de alguna estimación privada de tono pesimista para la próxima campaña, presenta un panorama de precios similar al del año pasado, una demanda internacional sostenida y un precio de los fertilizantes que será un aliciente para que los productores inviertan en tecnología.

Más notas de

Andres Lobato

El plan Perotti para rescatar a Vicentin sumó respaldos del campo y de las cooperativas

Perotti (en el centro) durante el encuentro con acopiadores

El ruralismo se encolumna detrás de Vicentin para confrontar con el Gobierno nacional

Alberto Fernández, durante su primer encuentro con la Mesa de Enlace

El Gobierno endurecerá con fuertes multas la pesca ilegal

La captura de un buque pesquero es un proceso con elevados costos para el Estado

El Gobierno nacional ratificó la intervención de Vicentin

El presidente Fernández encabezó el encuentro

El Gobierno reconoce que la decisión sobre Vicentin servirá para evitar la especulación

El principal acreedor de la firma es el Banco Nación

El Central asegura el acceso al mercado de cambios a empresas de insumos

El suministro de insumos para la siembra está asegurado

Quién es Gabriel Delgado, interventor de Vicentin

Quién es Gabriel Delgado, interventor de Vicentin

En plena pandemia de coronavirus, el consumo de mate no afloja

El sector tomó todos los recaudos sanitarios y no registró casos positivos

Testean alimentos de ganado para optimizar el rendimiento

Los bovinos estuvieron 154 días a corral

Fuerte rechazo del campo a la decisión del BCRA sobre recorte en créditos

Jorge Chemes, presidente de CRA