El ministro de Agricultura, Luis Basterra, negó la posibilidad de un incremento en los derechos de exportación de la producción de granos, ante la consulta de una legisladora opositora durante una reunión informativa virtual con los diputados nacionales que integran la Comisión de Agricultura.

De acuerdo con la Ley de Solidaridad Social aprobada a finales del año pasado, el Poder Ejecutivo cuenta con la facultad de incrementar hasta en 3 puntos porcentuales los derechos de exportación. En los primeros días de marzo el Gobierno confirmó la suba de las retenciones en soja, que pasaron al 33% para todo el complejo y anunció un sistema de compensaciones para productores de hasta 1.000 toneladas. Sin embargo, en el caso de trigo y maíz estos tributos se mantuvieron en 12%, mientras que bajó a un 7% para el girasol.

Con una discusión que parecía zanjada tras un inicio de año plagado de tensión y cruces entre la cartera agropecuaria nacional y la Mesa de Enlace, la diputada santafesina por la Coalición Cívica, María Lucila Lehmann, aprovechó su espacio de preguntas y manifestó que "hay una enorme preocupación en el sector" por un aumento "en las retenciones en el medio de la campaña", aunque sin especificar cuál sería el cultivo afectado. Ante la consulta de la legisladora al ministro Basterra por la posibilidad de un nuevo aumento de retenciones, el titular de Agricultura negó esta eventualidad y señaló que más allá de las adversidades, "se espera una buena cosecha". Según estimaciones privadas, la campaña de soja y maíz se ubicaría sobre las 100 millones de toneladas.

La legisladora de la Coalición Cívica advirtió que un incremento en este impuesto "quitaría de escena a muchísimos productores, sobre todo a los que están más lejos del puerto". Es al menos llamativa esta interpelación, porque mientras que en el caso de la soja el Gobierno no puede exceder el tope actual del 33%, en maíz la decisión fue mantener el actual 12% y nada indica, por el momento, una decisión por parte del oficialismo de retocar los derechos de exportación, en medio de un escenario de incertidumbre por la pandemia de coronavirus.

Tampoco existen certezas de una modificación tributaria en trigo, un cultivo que más allá de alguna estimación privada de tono pesimista para la próxima campaña, presenta un panorama de precios similar al del año pasado, una demanda internacional sostenida y un precio de los fertilizantes que será un aliciente para que los productores inviertan en tecnología.

Más notas de

Andres Lobato

Carne argentina en México: ¿cuáles son las chances de ganar ese mercado?

El mercado azteca representa la posibilidad de un nicho para el valor agregado

Carne: Santa Fe armó su propio plan de Precios Cuidados

Buscan que el programa se implemente todo el año

Carne a México: frigoríficos anticipan buenos negocios para los cortes premium

El mercado mexicano abre la puerta a los cortes de alto valor agregado

Maquinaria agrícola: cómo es el plan del Gobierno para aumentar las exportaciones

Las sembradoras, uno de los productos más reconocidos de Argentina

Hidrovía Paraná: avanza el proceso de licitación

El ministro Meoni, junto a los gobernadores de Buenos Aires, Santa Fe y Chaco

Las economías regionales buscan extender quita de retenciones

Las economías regionales concentran el 19% de las exportaciones del campo

Precios: Basterra rearma su equipo para un escenario de tensión con el campo

Julián Echazarreta, Luis Basterra y el nuevo secretario de Agricultura, Jorge Solmi

Trigo: confirman que el abastecimiento a Brasil está garantizado

La cosecha de trigo de la última campaña fue de 17 millones de toneladas

El precio de la leche está retrasado 25%, dice un directivo del sector

En Argentina existen unas 600 pymes lácteas

Trigo: exportadores bajan ritmo de compras y la molinería no repunta

La cosecha de trigo  fue de 17 millones de toneladas