Tras el anuncio del Gobierno nacional sobre el acuerdo por la deuda con los bonistas, diferentes actores del sector agroindustrial argentino manifestaron su apoyo a esta medida, al entender que representa un paso adelante en el objetivo de estabilizar los mercados y acceder al financiamiento externo.

En los últimos días, el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) cobró protagonismo a través de un plan presentado al oficialismo, para impulsar las exportaciones del complejo agroexportador y generar puestos de trabajo y valor agregado a la producción primaria. Este espacio emitió un comunicado, en donde expresaron que el acuerdo “cierra un capítulo de incertidumbres y abre una posibilidad firme de dar mayor sustentabilidad a la recuperación económica del país”. En este punto, remarcaron que el anuncio representa una herramienta “sentar las bases de un desarrollo sostenido”.

Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y del Centro Exportador de Cereales (Ciara-CEC) y uno de los referentes del CAA, señaló a BAE Negocios que se ratificó “un primer paso para estabilizar el acceso a los mercados de capitales”. El directivo sostuvo que “salir de esta situación es una condición imprescindible para avanzar en la reactivación económica”.

Por el lado del industria exportadora de carne, que atraviesa un escenario complejo por la caída de los precios de las ventas a China y la paralización del mercado europeo, el acuerdo con los bonistas amplia el horizonte. Mario Ravettino, presidente del Consorcio Exportador ABC, estimó que este nuevo escenario brindará una “imagen positiva hacia los mercados externos” y destacó su importancia, “por todo lo que implica para el desarrollo de la producción en Argentina”.

Desde las entidades que conforman la Mesa de Enlace, tanto Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) como Federación Agraria Argentina (FAA) coincidieron en destacar los aspectos positivos del anuncio. El titular de CRA, Jorge Chemes, destacó que “es importante para el sector agropecuario que se haya llegado a un acuerdo, porque no nos quedamos sin créditos desde el exterior y se podrá trabajar en las exportaciones para potenciarlas y hacerlas crecer”. Por su parte, el presidente de FAA, Carlos Achetoni, remarcó que en esta nueva etapa, en donde se cerró un “capítulo que nos sumió en la incertidumbre”, apuntarán a conversar con el Gobierno nacional para “buscar las soluciones que necesitan los pequeños y medianos productores de todo el país”.

Desde el Gobienro, el ministro de Agricultura, Luis Basterra, señaló a este medio que "el acuerdo con los bonistas genera un escenario propicio para orientar nuevas inversiones, crear trabajo y potenciar nuestros complejos agroexportadores". 

Más notas de

Andres Lobato

El paro del campo consolidó al CAA como único interlocutor frente al Gobierno

El ministro Guzmán recibió al CAA en 2020

Paro del campo: el Gobierno analiza levantar el cepo a la exportación de maíz

Basterra intenta retomar las conversaciones con los representantes de las entidades del campo

Campo y Gobierno: cómo quedó el tablero político tras el cierre de exportaciones en maíz

El CAA apuesta a mantener el diálogo con la Casa Rosada

Soja récord: sube la expectativa sobre el ingreso de dólares del campo

Los granos registran los mejores precios desde 2014

Los paros complican el ingreso de divisas del agro en enero

Se espera una cosecha de 16,9 millones de toneladas

Soja, cereales y carne, los tres sectores que se perfilan como las estrellas de 2021

El próximo año se esperan divisas del agro por USD36.208 millones

Maíz: cuáles son los tres sectores más favorecidos por el cierre de exportaciones

Queda un remanente de 4.27 millones de toneladas

El impacto del paro aceitero se extiende a Bahía Blanca y ya costó USD1.000 M

El puerto rosarino es el más afectado

Las tres razones por las que la soja podría llegar a USD500 en 2021

En 2021, la soja continuará en su sendero alcista de precios

Pese a la pandemia y la seca, el campo argentino cerró un año con saldo a favor

Se cosechará menos soja, pero en Chicago los precios vuelan