La Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI) pidió ayer que el Gobierno prorrogue la Ley de Emergencia Económica, Social y Productiva para la producción de peras y manzanas en Neuquén, Río Negro, Mendoza, San Juan y La Pampa, ya que consideran que el sector está "lejos de haber salido" de dicha situación debido a la caída en los precios internacionales y al aumento de costos. La ley 27.503/19 faculta a la AFIP a formular convenios de facilidades de pago para la cancelación de obligaciones sectoriales, con una tasa de interés de hasta el 1% mensual, entre otras cuestiones. Según la entidad empresaria, a pesar de que las exportaciones crecieron en volumen 6% en lo que va del año respecto del mismo período de 2019, hubo una caída en los precios internacionales, los que "han sido muy inferiores a los históricos, impactando fuertemente no solo sobre los ingresos de la actividad sino también sobre su rentabilidad, especialmente sobre el retorno para la fruta".