La cadena del trigo aseguró que la próxima campaña del cereal generará un ingreso de divisas de USD3.200 millones, en el contexto de lo que se anticipa como una campaña récord. En el marco de la jornada A Todo Trigo, que por primera vez en su historia se llevó a cabo de manera virtual, tanto desde el ámbito público como desde el privado coincidieron en el buen momento del cultivo. Mientras que desde el sector pidieron que no haya un cambio en la actual política en materia tributaria, el oficialismo se encargó de afirmar que una de sus prioridades es asegurar el mercado interno, sin descuidar los compromisos de la exportación.

Fernando Rivara, presidente de la Federación de Acopiadores, mencionó la presión tributaria que existe sobre la producción agropecuaria y sostuvo que se buscará utilizar el paquete tecnológico disponible, pero con un Estado que "tome el compromiso público de respetar las reglas y normas que hoy nos rigen". El directivo también mencionó cuestiones como regulación de fitosanitarios y una nueva ley de semillas.

Por parte del oficialismo, el ministro de Agricultura, Luis Basterra, destacó que en materia de retenciones no aplicaron el tope para los derechos de exportación, que en el caso del trigo siguen en el 12%, al tiempo que aseguró que el mercado brasileño será abastecido sin problemas. Por su parte, el ministro de Desarrollo Agrario de Buenos Aires, Javier Rodríguez, anunció el desarrollo junto al INTA de dos nuevas variedades de trigo candeal y vaticinó que crecerá la superficie en la provincia de Buenos Aires, que es la principal productora a nivel nacional.