El Gobierno nacional analiza medidas para frenar el avance del coronavirus y desde el sector agroindustrial buscan que la producción y distribución de alimentos se lleve a cabo sin inconvenientes y tomando los recaudos sanitarios necesarios.

En el caso de la carne bovina, desde el Mercado de Liniers afirmaron que los remates de hacienda seguirán su curso, pero en lugar de la tradicional subasta pública, las ventas se llevarán a cabo de forma particular, para evitar aglomeramientos en las pasarelas. El presidente del Mercado de Liniers, Oscar Subarroca, aseguró que "es importante dejar en claro que no habrá ningún tipo de desabastecimiento". En el caso de los remates ferias que se desarrollan en todo el territorio nacional, las casas consignatarias los reprogramaron y ya ofrecen la alternativa de ventas online. Una fuente de la cadena de la comercialización bovina consultada por BAE Negocios aseguró que "no habría problemas en cuanto a abastecimientos para los puntos de ventas" y aseguró que "se tomarán todos los recaudos necesarios en cada etapa de los procesos".

Distinto es el panorama en la comercialización de granos. El intendente de la localidad santafesina de Timbúes, Amaro González, anunció este jueves el cierre total de los puertos y las plantas cerealeras a partir de este viernes. El dato a tener en cuenta es que en esa zona se encuentran emplazadas las terminales de exportadoras como Cofco, Renova y AGD. Al cierre de esta edición, estas empresas advirtieron que la medida dispuesta por González es "ilegal y perjudicial para el país". En un comunicado firmado por las principales exportadoras, afirmaron: "cumplimos con todas las normas y protocolos establecidos".

El analista Gustavo López, de Agritend, explicó que si esta medida finalmente se implementa, tendrá un efecto demoledor sobre esta industria. "En esa zona se encuentran los polos más grandes de industrialización, que vienen con bajas moliendas, una elevada capacidad ociosa y productores que venden poco", resumió, López quien explicó además que la molienda en este polo de crushing, pasó de 4 millones de toneladas en octubre del año pasado a 2,3 millones de febrero.

Juan Facciano, director de la Cámara Santafesina de Energías Renovables (Casfer), remarcó que si bien están al tanto que el expendio de combustible se implementará con normalidad, queda saber si las plantas elaboradoras de biocombustibles operarán sin restricciones. El biodiésel es utilizado para el corte obligatorio por gasoil. "Las plantas están en la zona del puerto y hay incertidumbre sobre lo que pasará", remarcó. Estos empresarios también siguen con atención la decisión del jefe comunal de Timbúes sobre el cierre de los puertos rosarinos.

En tanto, el Mercado Central de Buenos Aires informó que "el abastecimiento de frutas y hortalizas es normal". De acuerdo a la ley de Abastecimiento, este mercado no puede estar cerrado por más de 48 horas y según pudo averiguar este medio, apuntan a trabajar sin problemas y en el marco de los recaudos sanitarios dictados por el Gobierno.