En el marco de la pandemia del coronavirus, la cadena de valor azucarera inició la zafra de este cultivo y de acuerdo a estimaciones del sector, el volumen producido será similar al de la campaña pasada y el abastecimiento de azúcar se encuentra garantizado. Los ingenieros azucareros y las entidades que los nuclean manifestaron su preocupación por la caída en el consumo de combustibles  y el precio congelado desde diciembre para el bioetanol que producen, que se utiliza en el corte con naftas.

La zafra azucarera en 2019 finalizó con una cosecha cercana a las 23 millones de toneladas y una producción de azúcar de unas 2,2 millones de toneladas, de las cuales cerca de 1,65 millones se procesaron para el mercado interno y el resto se comercializa al exterior. Para la presente campaña, se esperan cifras similares tanto en la cosecha como en el procesamiento de la materia prima destinada al mercado doméstico.

El ingenio Ledesma es unos de los jugadores destacados a nivel nacional en este negocio. Con base en Jujuy, el año pasado alcanzaron una producción de 3,75 millones de toneladas, de las cuales 3,05 millones corresponden a materia prima que cultivan en sus 40.000 hectáreas localizadas en el este jujeño y el resto a cañeros independientes.

Fernando del Pino, Gerente de Campo de la firma, estimó que para este año, habrá un incremento en la producción de caña de azúcar en el ingenio, en base a los análisis de rendimiento pre-cosecha que efectuaron, que según detalló el directivo “presentaron los mejores resultados de los últimos seis años”.  Con este respaldo, la firma con base en Jujuy anticipó una zafra propia de 3,1 millones de toneladas y una producción de azúcar de 291.000 toneladas, que representa algo más del 10% del total consumido en Argentina.

Desde el Centro Azucarero Argentino manifestaron su preocupación por la situación del bioetanol, que en la actualidad sufre las consecuencias del freno en la demanda de los combustibles y el precio congelado por este biocombustible, que se usa para el corte obligatorio de naftas, que es del 12%.

En el contexto de la pandemia de Covid-19, esta producción no ha registrado casos positivos hasta el momento y desde la firma Ledesma activaron una serie de protocolos adicionales de seguridad e higiene, con el objeto de preservar la salud de los trabajadores. Los principales recaudos consisten en la distribución de barbijos y máscaras protectoras, medición de temperatura de los operarios, provisión de alcohol para sanidad de manos y prevención en el transporte, similar a los vigentes para el transporte público.