El complejo agroexportador cerró el mes de julio con ventas por 3.519 millones de dólares, un 4,8% más en relación a junio y un 53,2% más en la comparación interanual, de acuerdo a la Cámara de la Industria Aceitera y del Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC). Esta cifra deja en evidencia la fortaleza de los precios internacionales, que permitieron a este sector superar factores adversos como la bajante del río Paraná y sobre todo, el menor volumen exportado en casi todos los rubros, a excepción del aceite de soja. En este escenario, el acumulado para los primeros siete meses del año fue de 20.179 millones de dólares, que en relación al mismo período de 2020 significó una suba de 73,9%.

De cara a un fin de año que será complicado para el sector agroexportador, con pronósticos de caídas en la liquidación de divisas hacia finales de año –tal como anticipó BAE Negocios- el mes de julio deja varios aspectos para analizar. El precio de los commodities en Chicago, más allá de algunos sobresaltos, muestra un camino firme, por la fuerte demanda internacional y el factor climático en Estados Unidos, que deposita un signo de interrogación en los stocks mundiales de soja y maíz.

La bajante del Paraná no es un tema menor. Hasta el momento, y de acuerdo a cálculos de los exportadores, esta situación generó pérdidas por 350 millones de dólares: por cada barco que debe completar su carga en los puertos del sur bonaerense, el costo extra oscila entre los 100.000 dólares y 120.000 dólares.

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) puso números a la caída de volumen de ventas del primer semestre del año, con un clima que recortó la producción de cultivos como trigo y soja. De acuerdo a la entidad bursátil rosarina, en ese período se embarcaron 48,4 millones de toneladas de granos, subproductos y aceites, un 10,9% menos que en igual período del 2020.

A la hora de buscar razones para este recorte, el principal motivo radica en la caída del despacho de granos, que con 27,9 millones de toneladas tuvo una baja de 19% en la comparativa con el año anterior. Los embarques de subproductos también sufrieron una caída, aunque menor: en estos meses, se exportaron 16,5 millones de toneladas, en relación a las 17 millones de toneladas de 2020, una merma de 2,8%.

En granos, la mayor caída se registró en los embarques de trigo, que en los primeros seis meses de 2021 totalizaron 6,2 millones de toneladas, un 24% menos respecto del 2020 y de 16% con relación al promedio de los últimos tres años. En segundo lugar, los embarques de maíz completaron 16,7 millones, una caída de 15% con relación a igual período del año previo, aunque exhibiendo un incremento de 5% respecto del promedio de los últimos tres años.

En tercer lugar, los despachos de soja sumaron 1,7 millones de en el primer semestre del año, registrando una caída de 60% en comparación a 2020 y de 38% en relación al promedio de los últimos tres años. En este escenario de caída generalizada de volúmenes exportados, la excepción fueron los embarques de aceites vegetales. En el período bajo análisis, se comercializaron 4 millones de toneladas, un 37% más en relación a las 3 millones de toneladas del año pasado.