Las fábricas de maquinaria agrícola retomaron el trabajo tras la excepción para este sector decretada por el Gobierno nacional, que a través de la Decisión Administrativa 450/2020 incluyó a una serie de actividades. Si bien esta cadena de valor encendió sus motores en un 100% y están cumpliendo con el pago de salarios, reclamaron por acceso al crédito para poder reactivar. Como se recordará, durante el inicio del aislamiento obligatorio, estas empresas permanecieron cerradas y solo pudieron suministrar repuestos.

En diálogo con BAE Negocios, el presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), Néstor Cestari, reconoció que si bien todas las empresas que componen este espacio retomaron sus actividades, el principal problema que enfrentan es la falta de acceso al crédito, que pone un techo a estos fabricantes. Desde hace algo más de dos años, este sector solo puede acceder a financiación con tasas superiores al 40%.

A esta situación, se suma una capacidad ociosa que en los meses previos a la expansión de la pandemia del coronavirus rozaba el 40%. "Estamos pidiendo a los bancos que nos apoyen, que alguna vez tengan la buena voluntad de bajar las tasas", expresó Cestari. Las herramientas crediticias para estas fábricas a tasas razonables se consiguen a cuentagotas y en los últimos dos años solo en las grandes muestras agropecuarias. "En tres días no podemos hacer las ventas de todo el año", advirtió. Por el momento, el único financiamiento al que pueden acceder estas empresas es una línea presentada por la banca pública para pymes, a una tasa del 24% para cubrir los descubiertos que se generan al momento de pagar sueldos.

La vuelta a las actividades se desarrolla con las dificultades que impone la adaptación de los protocolos sanitarios para esta actividad. Con este fin, el directivo explicó que en muchas fábricas han optado por dividir a los empleados en dos turnos de trabajo, para minimizar el contacto. Más allá del aspecto sanitario, se están generando algunas dificultades con los proveedores, porque no todos están exceptuados y aquellos que han vuelto al trabajo están al límite de su capacidad. En este contexto y mientras la cosecha de soja y maíz avanza con algunas caídas en los rindes, estos empresarios han empezado a cumplir con los compromisos adquiridos con clientes del exterior, además de las ventas en el mercado interno.

Más notas de

Andres Lobato

El paro del campo consolidó al CAA como único interlocutor frente al Gobierno

El ministro Guzmán recibió al CAA en 2020

Paro del campo: el Gobierno analiza levantar el cepo a la exportación de maíz

Basterra intenta retomar las conversaciones con los representantes de las entidades del campo

Campo y Gobierno: cómo quedó el tablero político tras el cierre de exportaciones en maíz

El CAA apuesta a mantener el diálogo con la Casa Rosada

Soja récord: sube la expectativa sobre el ingreso de dólares del campo

Los granos registran los mejores precios desde 2014

Los paros complican el ingreso de divisas del agro en enero

Se espera una cosecha de 16,9 millones de toneladas

Soja, cereales y carne, los tres sectores que se perfilan como las estrellas de 2021

El próximo año se esperan divisas del agro por USD36.208 millones

Maíz: cuáles son los tres sectores más favorecidos por el cierre de exportaciones

Queda un remanente de 4.27 millones de toneladas

El impacto del paro aceitero se extiende a Bahía Blanca y ya costó USD1.000 M

El puerto rosarino es el más afectado

Las tres razones por las que la soja podría llegar a USD500 en 2021

En 2021, la soja continuará en su sendero alcista de precios

Pese a la pandemia y la seca, el campo argentino cerró un año con saldo a favor

Se cosechará menos soja, pero en Chicago los precios vuelan