Las fábricas de maquinaria agrícola retomaron el trabajo tras la excepción para este sector decretada por el Gobierno nacional, que a través de la Decisión Administrativa 450/2020 incluyó a una serie de actividades. Si bien esta cadena de valor encendió sus motores en un 100% y están cumpliendo con el pago de salarios, reclamaron por acceso al crédito para poder reactivar. Como se recordará, durante el inicio del aislamiento obligatorio, estas empresas permanecieron cerradas y solo pudieron suministrar repuestos.

En diálogo con BAE Negocios, el presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), Néstor Cestari, reconoció que si bien todas las empresas que componen este espacio retomaron sus actividades, el principal problema que enfrentan es la falta de acceso al crédito, que pone un techo a estos fabricantes. Desde hace algo más de dos años, este sector solo puede acceder a financiación con tasas superiores al 40%.

A esta situación, se suma una capacidad ociosa que en los meses previos a la expansión de la pandemia del coronavirus rozaba el 40%. "Estamos pidiendo a los bancos que nos apoyen, que alguna vez tengan la buena voluntad de bajar las tasas", expresó Cestari. Las herramientas crediticias para estas fábricas a tasas razonables se consiguen a cuentagotas y en los últimos dos años solo en las grandes muestras agropecuarias. "En tres días no podemos hacer las ventas de todo el año", advirtió. Por el momento, el único financiamiento al que pueden acceder estas empresas es una línea presentada por la banca pública para pymes, a una tasa del 24% para cubrir los descubiertos que se generan al momento de pagar sueldos.

La vuelta a las actividades se desarrolla con las dificultades que impone la adaptación de los protocolos sanitarios para esta actividad. Con este fin, el directivo explicó que en muchas fábricas han optado por dividir a los empleados en dos turnos de trabajo, para minimizar el contacto. Más allá del aspecto sanitario, se están generando algunas dificultades con los proveedores, porque no todos están exceptuados y aquellos que han vuelto al trabajo están al límite de su capacidad. En este contexto y mientras la cosecha de soja y maíz avanza con algunas caídas en los rindes, estos empresarios han empezado a cumplir con los compromisos adquiridos con clientes del exterior, además de las ventas en el mercado interno.

Más notas de

Andres Lobato

Anticipan que 2020 cerrará con mayores importaciones de poroto de soja

El año cerrará con mayores importaciones de soja

El cultivo de sorgo se encamina hacia una producción récord

Se espera un fuerte incremento del área sembrada

Por menores precios, el ingreso de divisas de la carne vacuna caerá en USD700 M

El volumem exportado podría ser superior a 2019

Biocombustibles: el Gobierno busca prorrogar la ley y el sector respalda su continuidad

La tonelada de biodiésel para corte de gasoil se paga $48.533

Campaña de trigo 2020: estimaciones y precios en la balanza de exportaciones

Campaña de trigo 2020: estimaciones y precios en la balanza de exportaciones

Trigo: caerá la cosecha, pero los precios compensarán las exportaciones

Se espera una mejora de los rindes en el sudeste de Buenos Aires

Anticipan subas en el precio de los cortes vacunos antes de fin de año

El consumo interno no supera la barrera de los 50 kilos anuales por habitante

Sin herramientas para asegurar precios, cae la actividad del complejo soja

Sin herramientas para asegurar precios, cae la actividad del complejo soja

Reclaman al Gobierno medidas que garanticen la exportación del trigo resistente a sequía

Preocupa la comercialización de esta variedad

Sin hablar de retenciones, Gobierno y el Consejo Agroindustrial buscan ley para impulsar exportaciones

La próxima reunión será el 4 de noviembre