Las fábricas de maquinaria agrícola retomaron el trabajo tras la excepción para este sector decretada por el Gobierno nacional, que a través de la Decisión Administrativa 450/2020 incluyó a una serie de actividades. Si bien esta cadena de valor encendió sus motores en un 100% y están cumpliendo con el pago de salarios, reclamaron por acceso al crédito para poder reactivar. Como se recordará, durante el inicio del aislamiento obligatorio, estas empresas permanecieron cerradas y solo pudieron suministrar repuestos.

En diálogo con BAE Negocios, el presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), Néstor Cestari, reconoció que si bien todas las empresas que componen este espacio retomaron sus actividades, el principal problema que enfrentan es la falta de acceso al crédito, que pone un techo a estos fabricantes. Desde hace algo más de dos años, este sector solo puede acceder a financiación con tasas superiores al 40%.

A esta situación, se suma una capacidad ociosa que en los meses previos a la expansión de la pandemia del coronavirus rozaba el 40%. "Estamos pidiendo a los bancos que nos apoyen, que alguna vez tengan la buena voluntad de bajar las tasas", expresó Cestari. Las herramientas crediticias para estas fábricas a tasas razonables se consiguen a cuentagotas y en los últimos dos años solo en las grandes muestras agropecuarias. "En tres días no podemos hacer las ventas de todo el año", advirtió. Por el momento, el único financiamiento al que pueden acceder estas empresas es una línea presentada por la banca pública para pymes, a una tasa del 24% para cubrir los descubiertos que se generan al momento de pagar sueldos.

La vuelta a las actividades se desarrolla con las dificultades que impone la adaptación de los protocolos sanitarios para esta actividad. Con este fin, el directivo explicó que en muchas fábricas han optado por dividir a los empleados en dos turnos de trabajo, para minimizar el contacto. Más allá del aspecto sanitario, se están generando algunas dificultades con los proveedores, porque no todos están exceptuados y aquellos que han vuelto al trabajo están al límite de su capacidad. En este contexto y mientras la cosecha de soja y maíz avanza con algunas caídas en los rindes, estos empresarios han empezado a cumplir con los compromisos adquiridos con clientes del exterior, además de las ventas en el mercado interno.

Más notas de

Andres Lobato

Aceite: la industria volcó al consumo 1 millón de litros por día a precios subsidiados

El fideicomiso desacopló el precio de venta de las cotizaciones internacionales

El sector de maquinaria agrícola pide sostener el financiamiento

Las sembradoras lideraron las ventas en 2020

Trigo: el sector de insumos anticipa una buena campaña 2021/22

Los vendedores de insumos anticiparon una buena campaña triguera

Carne: mayor ingreso en feedlots quita presión a los valores de la hacienda

Los corrales, con mayor actividad en marzo

Carne: tensión entre Gobierno y frigoríficos por Precios Populares

Carne: tensión entre Gobierno y frigoríficos por Precios Populares

Carne de cerdo: crece la exportación, con China como principal destino

Para 2021, anticipan exportaciones por 50.000 toneladas

Bioetanol: advierten por cierre de fábricas si no se prorroga la ley

En Argentina existen once plantas que elaboran bioetanol en base a maíz

Trigo: anticipan ingreso de divisas récord para la campaña 2021/22

Se espera que el trigo supere las 20 millones de toneladas

Leche: crece la producción, pero los tamberos siguen con números en rojo

En enero y febrero, la producción subió un 5%

El campo asegura dólares de la cosecha, aun con menor producción

La soja superó la barrera de los 500 dólares y afirma el ingreso de divisas